TLAQUEPAQUE, Jal., 11 de marzo de 2021. – Este jueves concluyó la vacunación contra Covid 19 para adultos mayores de San Pedro Tlaquepaque.

Sin embargo, las 58 mil 500 dosis de Pfizer BioNTech fueron insuficientes y el anuncio que hizo el Gobierno del Estado de que ya no habría más biológicos no fue bien recibido por quienes pasaron horas haciendo fila en módulos como el del ITESO.

Como el caso de la señora Susana Palos Estrada, residente de Guadalajara, quien llegó desde antes de las seis de la mañana sin certeza de ser vacunada junto a su esposo y una amiga.

“Ahorita nos dijeron que nada más había 150, pero no sabemos nada, estamos con una esperanza de que nos digan que sí alcanzamos todavía, porque tanto esperar para que nos digan que no».

Tanto en esta universidad como en otros centros de vacunación como el de Expo Ganadera, San Pedrito, el Jardín Hidalgo y en total 26 sedes, fue doloroso ver cientos de adultos mayores, algunos con muletas, andaderas, enfermos, soportando las inclemencias del tiempo.

El señor Reynaldo Ortiz, quien llegó desde las cuatro de la mañana también al ITESO, pudo ser vacunado hasta cerca de las dos de la tarde; lamentó que mientras estuvo haciendo fila el trato de los funcionarios a cargo no fue muy humanitario que digamos.

“Es una desorganización de parte del gobierno federal, todo lo que es la parte de afuera el maltrato al adulto mayor, lo tienen en el sol, no dan ninguna información de cuántas vacunas hay, y la gente la hacen que espere y esté en el sol, primero en el frío, y después en el sol.”

La fila literal dio la vuelta a todo el campus universitario, algunos funcionarios o hasta personas conmovidas por ver a los adultos mayores les llevaron agua, suero o hasta algún alimento, sin embargo, otro inconveniente, es que no tenían modo de ir al baño, algo indispensable para ellos.

La próxima semana comienza otra vacunación, ahora para adultos mayores del municipio de Tonalá donde se aplicarán 40 mil 950 dosis, con la esperanza de que resuelvan toda la desorganización que prevaleció en Tlaquepaque y provocó que muchos que no eran de ese municipio accedieran al biológico.