GUADALAJARA, Jal., 25 de julio de 2021.- La dupla mexicana integrada por Dolores Hernández y Carolina Mendoza se quedó muy cerca del podio en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, al culminar en la cuarta posición dentro de la Final de clavados sincronizados desde el trampolín de tres metros. China confirmó su dominio en esta disciplina y se llevó la medalla de oro. La plata fue para Canadá y el bronce para Alemania.


Las mexicanas no tuvieron el mejor de los inicios. Los primeros dos clavados son obligatorios con máximo de 2.0 grados de dificultad. En la ejecución inicial, tuvieron una entrada sucia a la piscina. Eso les costó el castigo por parte de los jueces. Con 44.40 puntos se ubicaron en la última posición de esta Final directa con las mejores ocho parejas del mundo.


Para la segunda ejecución, un clavado inverso en posición B, con 2.0 de dificultad, mejoraron mucho en la parte de sincronización, aunque la entrada al agua fue salpicada. Recibieron 46.20 puntos, para un total de 90.60 que mantuvo a la dupla en la octava posición, a 6.60 unidades de la zona de medallas.


A partir de la tercera ronda vinieron las ejecuciones libres de grado de dificultad. Ahí las mexicanas tenían oportunidad de remontar posiciones. Tiraron un clavado adentro, dos y media vueltas con 3.0 de dificultad. Fue castigado porque salieron ligeramente de lado y recibieron 61.20 unidades, para un acumulado de 151.80 que no sirvió para salir del fondo de la clasificación. El bronce estaba ya a 8.10 unidades.


Enseguida vino un clavado hacia atrás con dos y media vueltas en posición B, con 3.0 grados de dificultad. La dupla mexicana fue bien calificada en sincronización, pero no muy bien apreciada la ejecución. Con 57.60 puntos llegaron a 209.40 y al término de la cuarta ronda ascendieron a la sexta posición, aunque la lucha por las preseas se veía lejos.


Dolores Hernández y Carolina Mendoza cerraron su participación con un clavado al frente, con dos y media vueltas y un giro en posición B. Fue su mejor ejecución, que les valió 65.70 puntos por parte de los jueces para llegar a 275.10 en total. Al concluir la quinta y última ronda, se ubicaron en el cuarto lugar. La medalla de bronce se quedó a menos de 10 unidades.


Y así, se escapó la ilusión de conquistar la segunda medalla para la delegación mexicana en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. Los primeros clavados, los de menor grado de dificultad, no fueron los mejores y ya no lograron reponerse. El oro fue para las chinas Shi Tingmao y Wang Han con 326.40 puntos. La plata fue para las canadienses Jennifer Abel y Melissa Citrini (300.78), mientras que el bronce se lo colgaron las alemanas Lena Hentschel y Tina Punzel (284.97).