La recomendación para este fin de semana, es Zacatecas, hermosa ciudad
colonial que ha merecido, en su Centro histórico, el reconocimiento de la UNESCO, como Patrimonio de la Humanidad. Nuestro recorrido inicia frente a la emblemática Catedral, una joya de la arquitectura barroca, con una de las fachadas más bellas de todo México, síntesis del estilo español con la creatividad de indios y mestizos de estas tierras. Nos acompaña la guía local, Carla Cyd, quien nos aporta más datos:

“La Catedral abrió sus puertas al culto en el año de 1757, su construcción se
concluyó hasta 1904, cuando le fue colocada la segunda torre. El interior cuenta con un retablo barroco, labrado en lámina de oro de 24 kilates. El autor y escultor fue Javier Marín, originario de Morelia, Michoacán”.

De aquí, nos desplazamos a otro de los templos clásicos de la ciudad, a una
cuadra de la Catedral, el Templo de Santo Domingo. La fachada se construyó entre 1746 y 49, en sólo tres años.

Fue originalmente jesuita, pero, cuando estos fueron expulsados de la Nueva España, lo tomaron los dominicos.

El interior del templo es espectacular. Los retablos barrocos, exuberantes, fueron hechos de madera estofada y revestidos por hoja de oro de 14 kilates.

Un hallazgo sorprendente que resultó de los trabajos de restauración durante el bicentenario, fue el descubrimiento de 38 cuerpos momificados.

Al lado del templo de Santo Domingo, está el museo Pedro Coronel, que alberga obras de este famoso pintor zacatecano, y además obras originales y ensayos de autor de pintores tan renombrados como Goya, Dalí, Picasso, Miró y Kandinsky.

Además hay piezas que Pedro Coronel coleccionó personalmente, como un Sarcófago egipcio, y máscaras de África, China y Japón.

Ya detallaremos en otra entrega este museo, por lo pronto seguimos el recorrido:

Vamos ahora a visitar, el Teatro Fernando Calderón, un edificio de inspiración Porfirista, época, en la que se dio mucha importancia a la cultura, y en consecuencia se edificó este recinto, apropiado para ella. Carla Cyd, nuestra guía, nos ilustra:

“Fue inaugurado para 1897, con la obra “Un Estudiante de Salamanca”, es de estilo Art Noveau y forma parte del acervo de la Universidad Autónoma de Zacatecas”.

Pasamos más tarde por el Portal de Rosales, agradable centro comercial
enmarcado por un conjunto de arcos de medio punto que fue, años atrás, un cuartel y una estación de tranvías, jalados por mulitas. Vemos el Mercado Jesús González Ortega, construido por órdenes de Porfirio Díaz para evitar el ambulantaje en la ciudad.

Aquí son clásicos los cintos piteados de talabartería, elaborados en el municipio de Jerez.

El final de nuestro recorrido es el Palacio de Gobierno de Zacatecas, que fue
casa de uno de los mineros más ricos de la ciudad, Vicente Saldívar y Mendoza, quien decidió venderla por 40 mil pesos oro. Hoy alberga al poder ejecutivo de la entidad.

Zacatecas es una de las capitales más limpias del país, cuenta con botes de
basura, distribuidos a una distancia de 30 metros cada uno, a ambos lados de la acera, en zig zag, para que tanto visitantes como locales, mantengamos limpia esta bella ciudad.

El Centro histórico sigue ciertas reglas: está limpio de anuncios que contaminen visualmente, los letreros de establecimientos son pintados sobre latón o cantera, en tintas negras o doradas, para no afectar la arquitectura; y hay ausencia de postes de luz o cables aéreos. Zacatecas es un patrimonio protegido por la UNESCO y constituye una gratísima opción para visitar este fin de semana.

Espere más de Zacatecas en próximas entregas. Sus comentarios pueden llegar a [email protected]