CIUDAD DE MÉXICO, 9 de agosto de 2020. — Con la colaboración de diferentes entidades gubernamentales e instituciones enfocadas a la cultura y el cuidado del medio ambiente, se pretende consolidar al Bosque de Chapultepec como un polo biocultural, uno de los más grandes del mundo.

El plan maestro denominado Bosque de Chapultepec: Naturaleza y Cultura, cuya presentación se pospuso desde abril pasado, por la pandemia del coronavirus Covid 19, pretende la reapertura de espacios que ya tiene el bosque, que con una restauración ambiental, arquitectónica y urbana, para que los aprovechen los mexicanos y visitantes.

Alejandra Frausto Guerrero, titular de la Secretaría de Cultura Federal, acompañó a la jefa de Gobierno de la Ciudad de México en la presentación del proyecto que contempla una inversión pública de mil millones de pesos para el rescate.

“El 80 o 90 por ciento de lo que nosotros llamamos nodos culturales, son espacios ya existentes, ya impactados que se van a restaurar para lograr rehabilitarlos… es un proyecto completo de todos los estratos de nuestra vida cultural y social”, explicó Gabriel Orozco, quien dirige el proyecto.

Por su parte, Frausto Guerrero definió este plan como “el mayor proyecto biocultural del País”, en donde se asegura que no se eliminará ningún espacio verde para urbanizar, por el contrario que se dimensione un bien común en armonía con la naturaleza.

Detalló que una de las primeras acciones fue abrir el Complejo Cultural Los Pinos desde que arrancó el sexenio, “porque Chapultepec debe devolverse por completo a los mexicanos”, y ahora ocurre con las cuatro secciones del bosque, con un territorio de 800 hectáreas. Los nodos culturales que se abrirán este año son: La Casa Presidencial Lázaro Cárdenas, Cencalli La Casa del Maíz y Cultura Alimentaria en Molino del Rey.

Sigue leyendo en Quadratín México