GUADALAJARA , Jal., 22 de abril de 2021.- La Estela contra el Olvido ubicada en pleno corazón de San Sebastián de Analco amaneció como lo hace solo una vez al año, limpia, oliendo a cloro, encendida y con coronas fúnebres de los gobiernos estatal y municipal, del gobernador Enrique Alfaro, del Congreso del estado y del Poder Judicial.

Una línea de claveles largos alrededor del dolorosos monumento color verde intentó rendirle homenaje a los cientos de fallecidos aquel 22 de abril de 1992, pero no son suficientes, nunca son suficientes, admiten los habitantes de este tradicional barrio tapatío.

Muy temprano el gobierno municipal de Guadalajara realizó su evento protocolario con autoridades y sólo una de las asociaciones de supervivientes, un evento privado en una plaza pública donde dijeron más de lo mismo y no escucharon a las verdaderas víctimas, señaló Sonia Solorzano quien representa el fideicomiso que aglutina casi 60 personas.

“El día de hoy sentimos que fuimos discriminados, fuimos una burla del ayuntamiento de Guadalajara, se nos hace creer, se nos dice que vamos a tener el derecho a la voz después de 29 años, tener un evento público donde estamos lesionados, afectados y personas que viven en Analco y hoy viene a reiterar que quien crea las divisiones es el propio ayuntamiento de Guadalajara”.

Agregó que por este motivo los que nunca han sido escuchados acudirán a presentar una queja ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Jalisco por considerar que fue un acto de discriminado ante las víctimas.

Desde hace décadas las diferentes organizaciones que defienden los derechos de las víctimas de esta tragedia están divididos, incluso ni siquiera participan en la misma misa en honor a las personas fallecidas y hay eventos oficiales diferidos.

“Le pido, le exijo al gobernador que voltee a vernos a los que no tenemos voz, a los lesionados nos tienen a un lado.”

Los vecinos del Sector Reforma lamentaron que sólo por la fecha y por la presencia de las autoridades ahora sí el parque amaneció limpio y arreglado.