TLAQUEPAQUE, Jal., 22 de mayo de 2021.- Impulsora de iniciativas en defensa de los derechos de las mujeres, orgullosa de su origen jalisciense y quien asegura trabajar con el corazón, Laura Imelda Pérez Segura combina su trabajo en la Cámara de Diputados Federal y su candidatura para reelegirse por el distrito 16 de San Pedro Tlaquepaque.

En una plática con Quadratín Jalisco comentó la odisea de combinar sesiones maratónicas en el Congreso de la Unión y los fines de semana salir a las calles para pedir el respaldo de los ciudadanos.

¿Tapatía y jalisciense de corazón? 

Bueno, yo nací en Guadalajara, desde muy pequeña vivo en Tlaquepaque mi municipio. Mi pueblo es Tlaquepaque porque es lo que yo conocí siempre, he vivido prácticamente toda mi vida aquí y orgullosa de mi municipio pero también consciente de todo lo que le hace falta, todo lo que le duele al municipio, a la gente que vive en él. 

¿Cuáles son las ventajas de que ahora busque la reelección? 

Pues yo empezaría por las desventajas, porque para empezar nunca podemos generalizar, pero por supuesto es que lo más sano es que haya oportunidad para todas y todos los compañeros que aspiran a tener un espacio en el que representen a la ciudadanía, a la población, y llevar sus ideas, sus propuestas, sus capacidades al servicio de las personas, es sano que haya la participación de más personas, sin embargo también hay un proceso de aprendizaje, es una curva que nos lleva bastante tiempo, considerando que cada minuto cuenta en el trabajo que hacemos, nos lleva algo de tiempo y ese proceso también es parte del recurso que nosotros tenemos en este momento, además de el haber probado ya en el ejercicio del encargo, no nada más la capacidad sino la lealtad del proyecto y eso también creo que es importante, y en esta ocasión no son todos los diputados que son actualmente representantes sino una parte de ellos quienes la ciudadanía mediante encuestas o las apreciaciones que se hicieron de los perfiles llevan esta consignas, esta tarea de volver a representar a su distrito en este encargo, quiere decir que es difícil y que hay oportunidades para otros, entonces yo creo que tiene que haber un equilibrio entre quien pueda aportar una visión nueva, esta legislatura fue, desde mi punto de vista característica porque hay muchos compañeros y compañeras, yo me incluyo entre ellos que recién comenzamos a incorporar en el tema de la política, que venimos de colonias populares, que somos ciudadanos comunes y corrientes y que podemos llevar a ese espacio una visión fresca, y cuando digo fresca es que no estamos acostumbrados ni a la opacidad, ni a la simulación, ni mucho menos, y tenemos pues esa posibilidad de hacer observaciones que a lo mejor quien ya tiene una visión muy técnica no necesariamente pueda hacerlo, entonces yo creo que se ha enriqueciendo siempre y cuando haya el equilibrio y eso depende de la participación de todas y todos. 

¿Entonces eres y serás esa legisladora que defiende en el Congreso pero también viene a tocar tierra? 

Tengo que serlo, es una obligación, tiene una que dar todo el esfuerzo porque no es un encargo menor, es la representación de la población, es algo que conlleva muchísima responsabilidad y es la confianza de la gente, de las compañeras y compañeros que trabajan, porque uno no llega solo, uno llega con todo un equipo junto a nosotros y nosotras, que trabajan, que confían en ti, que te eligen para que tú encabeces ese proyecto, y en su momento representes lo que realmente es este proyecto de nación, los principios y valores de nuestro partido, y por supuesto es una obligación, no nada más hacer el mejor papel, dejar el corazón, dejar todo el esfuerzo en ello, a veces incluso dejando cosas personales de un lado, sino además mantener el contacto directo con la población, porque yo creo que un político que no se mantiene en contacto directo con la población, con las necesidades, es un político que queda vacío, que pierde de vista lo relevante, lo importante, y de repente empieza a crear o a proponer cosas desconectadas de las necesidades reales de la sociedad, por lo que es un trabajo de base, yo afortunadamente, porque yo quiero conservarme así, yo vengo de las bases, empecé en mi partido tocando puertas, cuidando una casilla, y yo no quiero dejar eso porque es lo que nos hace ser buenos representantes. 

«Nosotros buscamos el bienestar social, la justicia social, y siempre que haya esas propuestas, sea que vengan de nuestro presidente, o sea que vengan de la oposición».

Laura Imelda Pérez Segura

¿Qué opinas de esta tendencia de evitar a votar por Morena para generar contrapesos en el Congreso de la Unión?, ¿La bancada de Morena ha estado al servicio del presidente? 

No, hay una coincidencia natural, porque cuando nosotros fuimos a campaña fuimos con un proyecto de nación, un proyecto, en el caso de los diputados, con un proyecto legislativo coincidente con la plataforma de nuestro partido político, y es natural, es lógico que haya coincidencia de las propuestas y haya acompañamiento de las propuestas, no todas surgen del ejecutivo, pero por supuesto las que vienen de allí son coincidentes con nuestro proyecto, entonces eso que dicen que es un servicio, yo lo valoro como coincidencias, aun así, ha habido por supuesto diferencias, ha habido diferencias en la que hay un proyecto de decreto, por ejemplo, un proyecto de Ley, en el que también aportamos, hacemos en análisis que corresponde, hacemos las modificaciones que corresponden, y se modifica siempre de manera sensata, responsable, no hay un pase directo, pero por supuesto que va a haber esas coincidencias porque nosotros buscamos el bienestar social, la justicia social, y siempre que haya esas propuestas, sea que vengan de nuestro presidente, o sea que vengan de la oposición, van a ser bienvenidas. 

¿Laura Imelda ha sido rebelde en la bancada de Morena en el Congreso de la Unión? 

Crítica y yo creo que sano, porque el mismo presidente nos enseñó eso, yo lo aprendí de él, pero también de otras personas, compañeros, compañeras que tengo del partido a quienes conocí recién llegué y a quienes yo admiro y valoro muchísimo, y aprendí a no ser un levanta dedos o como un borrego, creo que es lo más sano para la nueva política que estamos tratando de impulsar que haya crítica y análisis y que es natural que haya diferencias de opinión, entonces, yo creo que más que rebeldía, yo desde chica he sido un poquito rebelde, pero creo que más que el afán de estar en contra, es el que uno sabe que tiene la posibilidad y el derecho de señalar las diferencias que uno tiene, las opiniones que uno tiene aún que no vayan con el general. 

¿Te consideras feminista? 

Me quisiera considerar más feminista que lo que se que soy, quisiera ser más feminista, estoy totalmente convencida de estas causas, creo que me falta un poco de estudio, yo valoro mucho eso, no es nada más decir, yo soy feminista porque yo valoro y quiero los derechos de las mujeres, hay que entender, es un tema mucho más profundo, es un tema que hay que entenderle y que requiere un esfuerzo y una reestructuración de la propia persona el entrar en este tema, pero totalmente de acuerdo y yo de manera personal he librado algunas batallas en este tema, desde el primer día que llegué, recuerdo que una de las cosas que observé, que se me hizo muy curioso cómo nadie lo había observado, observé que todas las personas que trabajaban en la Cámara sirviendo el café eran mujeres, todas las que trabajaban llevando el micrófono eran mujeres. Entonces empecé a preguntar por qué es que solamente mujeres pueden hacer labores que implican como un servicio, llegar el café, acomodar el micrófono, yo lo cuestioné e hice un punto de acuerdo que presenté a la secretaría, con una respuesta no muy satisfactoria, pero afortunadamente empezaron a haber algunos cambios, pero yo creo que más que de estudios, partió eso de la propia vivencia que uno tiene de incursionar en espacios en donde la verdad siguen siendo mayoría los hombres, predominan, a mí me pasa todavía muy seguido, que estoy en una mesa de trabajo donde hay 10 hombres y una mujer, tu servidora, entonces, una se da cuenta de eso y empieza a ser más sensible a esos temas y empieza a apropiarse de esas causas que tienen que ver, cuando uno se va dando cuenta empieza a hacer cambios y en esa medida es que se puede avanzar, pero no es nada más como decir, soy feminista, hay que entenderle, hay que hacer un esfuerzo personal y en esa medida empezar a hacer cambios en la sociedad concretos. 

¿Con qué propuestas llegas para el Distrito 16? 

Yo en este periodo me enfoqué en los temas económicos, sobre todo en la vigilancia y auditoría así como en el tema presupuestal, ahora tengo la idea de entrar mucho más en el tema de Hacienda. Ya hicimos trabajos sobre ese tema, estuvimos haciendo propuestas concretas, modificaciones a nuestro sistema fiscal, sin embargo creo que hasta ahorita es el momento preciso en el que podemos hacer una propuesta íntegra, en este momento soy parte de una mesa de trabajo de transición hacendaria que tiene como objetivo crear una serie de modificaciones para esta gran reforma integral, además de una Convención Nacional Hacendaria en la que se pueda revisar el Pacto Fiscal, las fórmulas de asignación de recursos y todo esto que implica un espectro muy amplio, desde impuestos progresivos por supuesto, hasta cómo hacer el gasto y cómo cubrir lo obligatorio, lo urgente, lo obligatorio por ley y ojalá pudiéramos llegar a lo óptimo de las necesidades, todo ese espectro creo que es relevante para cinco cosas en las que queremos avanzar mediante estos cambios, es decir, una Reforma Fiscal que nos pueda proveer de recursos necesarios para cubrir salud, educación, agua, seguridad e infraestructura. 

«Nosotros estamos claros que hace falta una revisión del Pacto Fiscal».

Laura Imelda Pérez Segura

Pero nos han dicho lo contrario, que Morena no quiere revisar el Pacto Fiscal 

No, desde el primer año nosotros lo propusimos, la Convención Nacional Hacendaria, la oposición fue quien votó en contra, pero nosotros estamos claros que hace falta una revisión del Pacto Fiscal, ahora, no es lo mismo que entiende el gobernador que pareciera una política cuenta chiles de te doy un peso y me regresas un peso, esa es una visión muy corta que no corresponde, perdón, pero no corresponde a un gobernante de un estado, porque evidentemente tiene aspiraciones este señor, pueden ser reales o totalmente fantasiosas, pero tiene aspiraciones y no puedes salir con un discurso tan sectario de decir, yo te doy un peso y me regresas un peso cuando estamos en una República, en un país solidario en el que no se trata de regresar si no hay un sistema solidario de proteger a quienes son más vulnerables, de ayudar a quien tiene más necesidades de avance, de proyectos en donde puede propiciarse el desarrollo económico, es mucho más allá, entonces, no es un cambio como el gobernador lo quiere, por cierto que incluso, el gobierno del estado debería más bien eficientizar la recaudación propia porque actualmente la dependencia del gobierno federal es de casi el 90 por ciento, está por encima de la media nacional, eso no lo dice, y ha rechazado algunos acuerdos, como el acuerdo con el Insabi, lo rechazó el gobernador por seguir controlando los recursos que le siguen llegando, y eso es muy importante, porque luego nos quiere echar la culpa a los legisladores, es totalmente falso, el gobernador sigue recibiendo los recursos, sólo que como no se adhirió al Insabi, pues dijo que él se iba a hacer cargo y ahí están los documentos donde dice que él se va a hacer cargo porque quiere seguir controlando los recursos. 

Entonces, no, definitivamente tiene que haber una revisión, sí tiene que haber más apoyo para los municipios pero no para los gobernadores que se lo embolsan y se lo reparten a los de su partido, tiene que haber una distribución justa, tiene que haber implementación de impuestos progresivos. Los que sirvan para proveer de los servicios básicos, de lo más elemental para la población en general. 

¿Qué es lo que más le preocupa a Laura Imelda en estos momentos de Tlaquepaque? 

Yo he recorrido las diferentes colonias, lo vengo haciendo desde el 2012 al 2015 de manera permanente, y las conozco porque aparte yo vengo de los barrios populares, pero es más importante lo que la gente dice, y lo que la gente dice es seguridad, y si hablamos de lo que a la gente le preocupa es la inseguridad y la falta de servicios e infraestructura, es el tema central de las personas, se suman muchos otros, el tema de la contaminación, el tema de la falta de empleo, claro, tiene que ver con la pandemia, pero nada más, el tema de la inseguridad y la falta de infraestructura y servicios son fundamentales, porque cuando uno tiene temor hasta de salir o de estar afectados en su propia integridad, digo, nada puede ser más relevante que eso, cuando uno está amenazado en su propia vida o en la propia integridad de su familia, porque no sabes si tu hija cuando sale a las seis de la mañana al trabajo va a ser atacada, robada, violada, o tus hijos, cuando salen a la escuela o a la calle, si les van a ofrecer algún tipo de droga, yo creo que ahí las demás preocupaciones pasan a un segundo plano, entonces, yo creo que ese es el sentir, además de que Tlaquepaque es un municipio que a pesar de que está conurbado, siendo la Zona Metropolitana de Guadalajara, tiene solamente una parte, que es la zona Centro, que está bien atendida, es una zona que se presume en el mundo entero, sin embargo la mayoría de las colonias están totalmente olvidadas, hay colonias que no tienen literalmente calles, no tienen escuelas, no tienen mercado, no tiene nada. 

En contraparte ¿qué la enorgullece de Tlaquepaque? 

No bueno, pues su gente, mi distrito abarca la mayor parte de Tlaquepaque, incluida zona Centro, que es por supuesto un Pueblo Mágico, no nada más con mucho colorido, tradición, sabores, artesanía, además la gente, la gente es solidaria, es amable, no nada más en la zona centro, también en muchas otras colonias donde se organizan. Voy a dar el ejemplo de San Martín de las Flores que es un pueblo de aquí de Tlaquepaque que además es de origen indígena en donde la gentes es tan solidaria que cuando hay algún velorio o algo así, la gente se coopera y siempre hay alimento basto para quienes se presentan a dar sus condolencias, todo el municipio es así, todo el municipio, yo creo que nos sentimos orgullosos las personas de los vecinos, de nosotros, mismos, pero también de la cultura, la artesanía, sobre todo, los grandes artistas que hemos tenido, yo creo que la zona centro es de presumir por donde la veas. 

Finalmente, ¿quién es Laura Imelda como persona? 

Yo soy psicóloga por la Universidad de Guadalajara, cuando egresé comencé a trabajar como profesora, un ratito estuve batallando, por fin pude trabajar como profesora en una preparatoria abierta, semiescolarizada, y de ahí, en la parte de tutorías duré más o menos 10 años, siendo profesora primero, encargada de tutorías después, con todos los chavos, sobre todo en el área educativa. 

¿Comida favorita? 

Pues está difícil, pero yo creo que el mole, el mole me gusta mucho, de todos, me gustan dulces, me gusta el mole enchiloso, los tamales también pero yo creo que el mole sería mi comida favorita. 

¿Bebida? 

¡Ay!, nunca me habían preguntado bebida, pero, yo creo que el tejuino, luego se burlan de mi, pero luego me agarran las ganas de tejuino y andamos buscando por la ciudad tejuino, me gusta mucho el tejuino con nieve y con mucha salecita. 

¿Música? 

En música, bueno, yo sinceramente si estoy en un lugar donde estoy con amigos, yo escucho de todo, y de toda bailo, pero para poner así en mi casa, me gusta mucho la trova, me gusta Óscar Chávez, me gusta Auté, me gusta Silvio Rodríguez, casi todo en español, Eugenia León, me gusta Tania Libertad, Lila Downs, es como la música que yo más disfruto, porque además la puedo cantar, y porque además tiene un mensaje, tiene un sentido, Joaquín Sabina, por ejemplo, esas son las canciones que más disfruto. 

Y sólo nos faltó preguntar, ¿Chivas o Atlas? 

Bueno, yo actualmente me he resistido porque debo confesar que sufrí cuando el Atlas perdió ante el Toluca, en penales, yo lloré, mi papá era Atlas, siempre ha sido Atlas de corazón, tenía un escudo pintado en la fachada de la casa, del Atlas, y te lleva, yo tendría 12 años, en el 92 no se, y sufrí tanto, que dije, ya no me gusta el futbol, y todavía me emociono con algunos juegos de la selección mexicana, pero desde entonces he tratado de proteger mi corazoncito porque sufrí mucho, mi corazón sería Atlas, entonces.