GUADALAJARA, Jal., 5 de junio de 2020.- Con tres ataúdes blancos, representantes de los pueblos de El Salto y Juanacatlán, protestaron frente a Palacio de Gobierno y afuera del Congreso, por la contaminación en varias de sus comunidades que aseguran a cobrado la vida de al menos 80 personas, tres de ellos niños y jóvenes en el último mes de mayo.

Informaron que en febrero pasado, la secretaría de Salud, después de un estudio, alertó de que al menos otros 80 niños de las comunidades de San Pedro Itzicán, Agua Caliente, Mezcala y Chalpicote en la ribera de Poncitlán, presentaban problemas en los riñones, por lo cual piden se les atienda.

En el Congreso del Estado entregaron un pliego petitorio, para que en Jalisco se lleve a cabo un modelo de desarrollo al medio ambiente que no beneficie solo a constructores y que no permita que las industrias y fábricas sigan contaminando.

Como representantes de los Pueblos Unidos de la Cuenca Lerma Chapala Santiago, solicitaron reformar el artículo 10 de la Constitución Federal, que dicen prohíbe sanciones las violaciones a los derechos humanos, por lo que ha habido varias recomendaciones en torno a este tema.

Pidieron medidas cautelare a favor de los pobladores que habitan en esas comunidades, a orillas del “gravemente contaminado lago de Chapala y de la zona hasta de 5 kilómetros a orillas del contaminado río Santiago, en los municipios de El Salto y Juanacatlán, que están en grave riesgo de daño irreparable su integridad personal, su salud y su vida”.

Que el estado adopte las medidas pertinentes para brindar un diagnóstico médico especializado para las personas beneficiarias, teniendo en cuenta la contaminación, propiciándoles atención médica a los enfermos.

Y finalmente solicitaron que el estado también, “informe sobre las medidas adoptadas para mitigar las fuentes de riego”.

¿Quieres recibir la información más relevante del día en tu celular?
Sólo dale clic al siguiente enlace
CELULAR QUADRATÍN y envía la palabra ALTA