PUERTO VALLARTA, Jal., 17 de abril de 2021.- A cuatro meses de que asesinaron al exgobernador Aristóteles Sandoval Díaz, el restaurante Distrito 5 se encuentra en el olvido.

El lugar que fue escenario del ataque armado en contra del exmandatario jaliscience y reunió por varios meses a familias, empresarios, gente de negocios y políticos, quienes pasaban largas horas en el sitio donde se podía comer bien.

En su interior, desde alguna de las ventanas cubiertas con parasombra, se puede observar el mobiliario amontonado y cubierto por polvo.

La barra del lugar, donde prepararon las últimas bebidas del exgobernador, también está empolvada.

El lugar parece como si se hubiera detenido en el tiempo, a pesar de que a su alrededor hay bullicio y tertulia.Cuatro meses después del hecho que sacudió a la vida política jalisciense y atrajo la mirada a Puerto Vallarta, no por sus atractivos turísticos, sino por la gravedad y violencia del acontecimiento, poco se sabe de los autores intelectuales, así como el paradero de los supuestos autores materiales, un hombre y una mujer, por quienes la Fiscalía Estatal ofrecía un millón de pesos de recompensa por información que diera con su paradero.

En sus últimas conferencias de prensa, el Fiscal, Gerardo Octavio Solís Gómez ha dicho que no existen avances significativos del hecho, por lo que una vez que se tengan información se dará a conocer.

Tras el asesinato de Aristóteles Sandoval, el lugar fue a asegurado y por varios días estuvo lleno de agentes de investigación, en tanto que elementos del Ejército y la Marina resguardaban la zona, así como el resto de la Plaza Gourmet.

Al paso de tres semanas, paulatinamente la Fiscalía Estatal de Jalisco fue liberando los establecimientos que fueron abriendo al público después del 8 de abril, sin embargo las investigaciones continuaban en este y otros sitios de la ciudad.

Para el 23 de enero, las investigaciones llevaron a los agentes de investigación a un departamento ubicado apenas a unos cientos de metros del escenario del crimen.

En una exclusiva torre, arriba de un casino, los agentes acudieron el 22 de enero. Ahí, se suponía qué se resguardaban los autores materiales del asesinato, pero no se logró su detención.

A cuatro meses del asesinato de Jorge Aristóteles Sandoval Díaz y en plenas campañas electorales, en Distrito 5, ya sin nombre en su exterior desde hace tres meses, permanece cerrado y en el olvido.