GUADALAJARA, Jal., 14 de agosto de 2019-.Después de que un juez ordenara la prisión preventiva contra Rosario Robles Berlanga, nuevamente son noticia los diversos convenios que la SEDESOL firmó en su momento con diversas universidades estatales del país, método que, según la fiscalía, fue utilizado para desviar los recursos originalmente destinados a proyectos sociales.

Aunque son varias las universidades involucradas por su importancia y por las repercusiones legales que ya han tenido, destacan dos casos en particular. El primero es el de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos, cuyo exrector, Jesús Alejandro Vera, libró la cárcel gracias a un supuesto contubernio con el juez Adolfo González.

Esa liberación provocó que Helio Brito y Octavio Ibarra, agentes del Ministerio Público de la Fiscalía Anticorrupción de Morelos, presentaran una denuncia penal ante la Fiscalía General de Morelos (FGE) en contra del juez de control, por el delito contra la procuración y administración de justicia.

Otro de los casos más sonados nos remonta al 2016, cuando la Universidad Autónoma del Estado de México, denunció a personajes implicados en los convenios presuntamente irregulares aún antes que la misma Auditoría Superior de la Federación lo hiciera, desembocando en la inhabilitación y encarcelamiento del entonces Director de Recursos Financieros, Hugo del Pozo.

Estos hechos dieron pie a diversas investigaciones internas que llevaron a la Universidad Autónoma del Estado de México a emprender diversas acciones encaminadas a enmendar los vacíos legales y administrativos de los que abusó Hugo del Pozo, destacando la colaboración activa que se tiene desde ese entonces con la ASF en las investigaciones que se llevan a cabo.