GUADALAJARA, Jal., 24 de abril de 2021.- Con una acción lamentable cerró el Clásico Tapatío. Después de un año, el Estadio Jalisco volvió a abrir sus puertas hace algunos partidos. El Atlas-Chivas se esperaba con ansias, pero el final ofreció una escena lamentable en la tribuna oriente del Coloso de la Calzada Independencia.

Apenas el árbitro pitó el final del Clásico Tapatío, los golpes se desataron en la Zona B Oriente del Estadio Jalisco. La victoria de Chivas por 1-0 sobre el Atlas encendió los ánimos de los seguidores presentes en el Coloso de la Calzada Independencia. Una escena lamentable en el primer duelo entre estos equipos que tenía seguidores en la tribuna desde el arranque de la pandemia.

Los ánimos estaban calientes de por sí tras la polémica del gol, pues los rojinegros protestaban una falta en el gol que definió el encuentro. Pero el árbitro consideró que el contacto entre Alexis Vega y Jesús Angulo no merecía un silbatazo. La jugada fue buena y Ángel Zaldívar anotó con un taconazo el 1-0 que definió el Clásico.

La presión fue en aumento y en cuanto el árbitro pitó el final, aparecieron los golpes. Fueron segundos de tensión en la parte alta del Estadio Jalisco. Las patadas y puñetazos volaron. La policía de Guadalajara llegó para intervenir y separar. Pero los involucrados tenían ánimo de más, por lo que debieron ser escoltados hasta dejar el inmueble.