GUADALAJARA, Jal., 14 de agosto de 2019.- Este viernes Atlas tiene un nuevo reto, Cruz Azul, a quien para el técnico Leandro Cufré es importante ganarle porque además de ser un golpe anímico positivo, viste por ser de los grandes de la Liga MX.

Este miércoles, el estratega de los Zorros reconoce que no será fácil imponerse a La Máquina el viernes en el estadio Jalisco, pero confía en que su plantel mantenga el buen paso.

“Tiene jugadores de gran calidad, pero nosotros debemos aprovechar nuestra localía y el buen momento de los muchachos, estamos muy bien, con ánimo de enfrentar el partido, sabiendo que es un rival complicado, pero así serán todos igual de complicados”, expone.

El buen paso que llevan los Zorros en el campeonato los tiene felices. Llevan tres triunfos y una derrota en el arranque y por eso quieren seguir con el buen paso y qué mejor que venciendo a uno de los equipos favoritos al título.

“Como valor tiene el mismo valor (ganarle), ahora si lo llevamos al plano anímico es un golpe fuerte ganar el próximo partido, significarían tres puntos que te acercan al objetivo, cada punto te va acercando. Ganarle a Cruz Azul viste porque es un equipo de los llamados grande. Lo respeto, admiro y ganarle sería muy bueno para la afición, los jugadores y la institución”, revela el técnico.

Sin embargo, la misión no será nada fácil ya que los Cementeros han dominado la mayoría de los encuentros ante los Rojinegros, pero para Cufré las estadísticas son para romperse y ésta no es la excepción.

“La vez pasada estábamos en lo mismo con Veracruz, también pasó que Atlas no ganaba dos seguidos al inicio del torneo. Hay estadísticas que están para romperse y no pensamos en la estadística sino en la realidad, importa una final y no nos interesa lo anterior, no estábamos, no nos interesa, ya pasó y no lo podemos cambiar, lo que puedes cambiar es el presente y lo que puede venir que depende exclusivamente de nosotros”, señala.

Este jueves el Atlas cumple 103 años de su fundación, y para Leandro es un orgullo haber sido jugador y ahora pertenecer al equipo como director técnico.

“Es una parte de mi vida muy importante y haber formado parte de esa historia porque el poco tiempo que estuve como jugador y ahora como entrenador espero dejar huella en ese corto tiempo que uno tiene como persona, porque la institución seguirá el resto de la vida y nosotros tendremos un tiempo corto. Dejar una huella es algo importante”, concluye.