GUADALAJARA, Jal., 19 de abril de 2021.- Bayern Munich, uno de los gigantes del futbol europeo, se desmarcó este lunes de la Superliga.

Durante las últimas semanas, se rumoró que era uno de los equipos que podían unirse a esta iniciativa de 12 clubes que ha destacado una “guerra” en contra de la UEFA, pero el director general del conjunto alemán, Karl-Heinz Rummenigge, fijó una postura totalmente en contra.

El dirigente del Bayern Munich aplaudió los cambios anunciados este lunes al formato de la Champions League. A partir de la temporada 2024-2025, el sistema de competencia se modificará y el torneo disputará 100 partidos más que en la actualidad, lo que se espera genere mayores ingresos para todos los equipos.

“El FC Bayern no ha participado en la planificación de una Superliga. Estamos convencidos de que el actual modelo del fútbol garantiza una base seria. El FC Bayern acoge con satisfacción las reformas de la Champions League porque creemos que es el paso adecuado para el desarrollo del futbol europeo. La ronda preliminar modificada contribuirá a generar más tensión y emoción a la competición”, explicó Karl-Heinz Rummenigge.

Aunque la creación de la Superliga tiene, según opinión de expertos, justificación meramente monetaria, el dirigente alemán asegura que no será la tabla de salvación para la economía de varios clubes grandes, que tienen elevados costos cada año y que han visto disminuidos sus ingresos a partir de la pandemia, pues el dinero de los patrocinadores ya no fluye como antes.

“No creo que la Superliga vaya a solucionar los problemas económicos de los clubes europeos derivados por el coronavirus. Más bien, todos los clubes de Europa deberían trabajar de forma solidaria para garantizar que la estructura de costes, especialmente los salarios de los jugadores y los honorarios de los asesores, se ajusten a los ingresos para que todo el futbol europeo sea más racional”, sentenció.