GUADALAJARA, Jal., 23 de julio de 2021.- La ciclista tapatía, Jessica Salazar, confirmó entre lágrimas este viernes que ha decidido rechazar la invitación de último momento y no acudirá a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. Así, México pierde a una de las deportistas que tenía posibilidad de medalla, pues se encuentra entre las mejores en la especialidad de velocidad e incluso es poseedora del récord mundial en los 500 metros contrarreloj.

La Federación Mexicana de Ciclismo, pese a su exitoso curriculum, decidió excluirla de la delegación que competirá en la justa. Después, al ver la reacción de la opinión pública, quisieron inscribirla pero en la prueba omnium, de la que no es especialista. La deportista lo rechazó. Y ante el enojo generalizado, de última hora se le extendió la invitación en su prueba, la de velocidad. Pero este viernes anunció su decisión de declinar, pues se encuentra destrozada por lo que le hicieron.

“Hoy quiero hablarles como un ser un humano. Sé que todos están esperando mi postura sobre la plaza del ciclismo de velocidad que la Federación Mexicana de Ciclismo me está otorgando en búsqueda de intentar enmendar los daños ocasionados y agradezco el gesto. Desafortunadamente llega a dos días de la inauguración de los Juegos Olímpicos, quiero que sepan que todo este proceso viene desde Río 2016 hasta la fecha. No ha sido nada sencillo para mí, ni en lo personal ni en lo deportivo porque he sacrificado todo por lo que amo. Eso es algo que jamás cambiaría o me arrepentiría”, explicó.

“Quiero que sepan que no es una decisión tomada a la ligera, al contrario, es la decisión más importante de mi vida, pero espero desde el fondo de mi corazón puedan comprenderla, ponerse en mi lugar”, continuó. Entonces, el llanto apareció en sus palabras. “La vida me fue presentando muchos caminos y muchas personas, siempre me he guiado por Dios y por lo que me dicta el corazón. Si el día de hoy estoy aquí es porque así estaba destinado a ser. Mis padres me dicen que Dios me eligió para vivir esto porque soy una persona integra y con valores. No lo dudo, pero debo admitir que ha sido demasiado duro. Que a pesar de siempre tener esa mentalidad, me llegan los momentos de frustración e impotencia. A pesar de eso sigo de pie y mi intención jamás es ni será el dañar los sentimientos de alguien más”, señaló.

“Puedo decirles que anímicamente me encuentro destrozada. Perdí de la noche a la mañana la ilusión que me levantaba día con día a dar lo mejor de mí. De todo corazón y por más que me duela, hoy decido no aceptar el llamado por parte de la Federación Mexicana de Ciclismo a representar a México en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. ¿Por qué? La respuesta es sencilla: me destrozaron física y mentalmente y hoy quiero que sepan que daría lo que fuera porque las circunstancias fueran diferentes y poder estar ahí viviendo mi sueño. Hoy mi mente deberá primero encontrarse, enfocarse en mi salud, en mi bienestar personal, muy por encima de lo deportivo”, agregó Jessica Salazar.

“Michael Jordan también dijo que el talento gana juegos, pero que la mente gana campeonatos. Por ello, quiero que sepan que he trabajado y trabajaré para volver a mi 100 por ciento físico y mental. Primero Dios, nos veremos en París 2024. Pido una disculpa a todas esas personas que han luchado por verme pelear en busca de un gran resultado en Tokio, pero ni mi equipo, ni mi gente, ni México, ni yo nos merecemos a una Jesse Salazar debajo de su 100 por ciento. Mi sueño no merece llevarse a cabo a medias. No lo sentiría justo para mí ni para mi país, ya que sé y confío que algún día haré sentir muy orgullosa a mi nación en unos Juegos Olímpicos”, continuó.

Confirmó que seguirá con el recurso legal en contra de la Federación Mexicana de Ciclismo, por el pésimo actuar de sus dirigentes. “Quiero informarles que mi proceso ante el TAS continuará, ya que como Premio Nacional del Deporte y mi voz vigente, me siento convencida y con la responsabilidad de sentar un precedente para que en un futuro corto ningún otro deportista mexicano pase por lo que yo estoy pasando y se vuelva a repetir esta historia tan común en el deporte nacional. Es tiempo de que los dirigentes nacionales reflexionen y comprendan lo que es el olimpismo. México y sus grandes deportistas nos lo merecemos. El deporte nacional se merece que se hagan bien las cosas por respeto a los atletas y a los aficionados. Tienen que entender que si somos los mejores es porque siempre nos hemos exigido ser mejores y no esperamos menos de nuestros dirigentes. Es momento de que se ponga al nivel que la misión conlleva”, sentenció.

Finalmente, deseó éxito a los ciclistas mexicanos que estarán en los Juegos Olímpicos. “Lo que me queda por hacer es apoyar a mi delegación ya mis compañeros de ciclismo porque todos entrenamos día con día por una meta en común. Sé lo duro que es partirte en un escenario como el de un Campeonato Mundial y sé que Tokio será aún más grande. Necesitarán la energía positiva de todos nosotros porque es bonito ver a toda una comunidad apoyándote. Todos tenemos una batalla interna que nadie siquiera se imagina. Seamos buenos los unos con los otros y actuemos con empatía. Es momento de apoyar y no de juzgar a los deportistas mexicanos que competirán en la búsqueda de poner muy en alto a nuestro país. El hecho de estar ahí ya los hace ganadores y dignos de nuestro respeto. Es momento de apoyarlos, todos somos México”, concluyó Jessica Salazar.