GUADALAJARA, Jal., 25 de septiembre de 2021.- El juego que divide a las dos aficiones más grandes del país se disputará este sábado por la noche en la cancha del Estadio Azteca. Es verdad que cuando se trata del Clásico Nacional poco importa cómo lleguen los equipos, pues todo puede suceder en esta clase de encuentros. Pero también es una realidad que los protagonistas de esta añeja rivalidad viven momentos muy diferentes.

América, por sus números, es marcado como amplio favorito de cara al duelo que arrancará a las 21:00horas. Las Águilas llegan al Clásico en la primera posición de la clasificación, con 20 puntos, producto de seis victorias, dos empates y solamente una derrota, que sufrieron en la última jornada del Torneo Grita México A21, frente al Toluca.

A lo largo del certamen, el conjunto de Coapa ha demostrado ser el equipo más regular en cuento a resultados. Sólo una cosa se le cuestiona: las formas. Con el técnico Santiago Solari, el América se ha destacado por ser un equipo sumamente efectivo, pero poco espectacular. Cuando se habla de un equipo grande, ambos aspectos son importantes.

Las críticas no han sido pocas. Hay quienes cuestionan el estilo de las Águilas, por ser muy fuerte en defensa, pero no tanto en ataque. En cinco de los nueve partidos que disputó hasta el momento, el cuadro capitalino no recibió gol. Su zaga. En la última jornada, Toluca le hizo tres, pero esa misma cantidad había admitió en los ocho encuentros anteriores.

La defensa es lo mejor que tiene el América de Santiago Solari. Aunque el frente, los aficionados no encuentran el espectáculo que se espera de un equipo grande. En ninguno de los encuentros disputados hasta ahora ha podido marcar más de dos goles y algunos partidos los ha ganado con exceso de angustia. Pero al final, los resultados le dan la razón al entrenador, más allá de los cuestionamientos.

Chivas, en cambio, vive un momento completamente distinto. El Guadalajara se encuentra en la novena posición de la tabla, con 13 puntos. Después de la victoria por 1-0 sobre Pachuca, el sábado pasado, la directiva decidió despedir al técnico Víctor Manuel Vucetich. No por sus números, sino por sus formas. En los equipos grandes así se maneja.

El Rebaño Sagrado tiene una racha de cuatro partidos sin perder, con ocho puntos cosechados de los últimos 12 en disputa. Al menos en números, el equipo parecía despertar. Pero las formas a nadie gustaban. Los aficionados rojiblancos exigieron a gritos la salida del entrenador durante los últimos tres encuentros jugados en casa.

Ver a un equipo frío y calculador, preocupado por defender bien y muy poco por atacar es algo que a los seguidores no les gusta. La directiva tampoco estaba conforme con esa forma de jugar. Finalmente, el Rey Midas fue despedido a pesar de que los números de su gestión hablan de casi el 50% de efectividad. Pero su futbol nunca convenció.

Ahora, Chivas se presentará al Clásico Nacional con un plantel que tiene el ánimo renovado. A lo largo de la semana, se notó en los entrenamientos una disminución importante de la presión. Marcelo Michel Leaño será el técnico interino y los jugadores se notan más contentos tras el cambio en la dirección técnica. Además, el Guadalajara tiene poco que perder, pues para muchos parte como “víctima”.

Al final, todo puede suceder, porque así son los Clásicos, pero lo ciertos es que Chivas y América viven realidades muy distintas de cara al choque de este sábado por la noche (21:00 horas) en el Estadio Azteca.