CIUDAD DE MÉXICO, 5 de marzo de 2020.- Luego de que el pasado 3 de marzo la diputada de Encuentro Social Olga Sosa denunciara ante el Pleno camaral presuntos casos de acoso sexual en algunas áreas de la Cámara de Diputados, entre ellos en Servicios Médicos, este jueves se registró el primer despido de un funcionario público denunciado por este delito.

Así lo dio a conocer la secretaria General de la Cámara de Diputados, Graciela Báez, durante la presentación de los Lineamientos contra el acoso laboral y sexual en San Lázaro, donde advirtió que, no habrá tolerancia a ese tipo de conductas en la sede parlamentaria y quienes incurran en ello, perderán el empleo.

«Va a terminar perdiendo su trabajo, como es el caso de la persona que seguramente ustedes vieron, el martes pasado hizo un comentario una de las diputadas en tribuna, que ya había algunas denuncias de acoso.

«Esas denuncias finalmente se hicieron por escrito, se siguieron estos lineamientos puntualmente y (con) esa persona el día de hoy se terminó su contrato, el día de hoy terminó de trabajar en la Cámara de Diputados, porque no vamos a tolerar ese tipo de comportamiento”, aseveró.

Sin dar detalles sobre la identidad del inculpado ni el área a la que pertenecía, Báez indicó que se tienen pruebas contundentes, además de que hay, dijo, varias víctimas sobre este caso, por lo que se tomó esta decisión y enfatizó que no se va a tolerar acoso sexual, ni laboral.

Sobre el acoso laboral, señaló que también es muy frecuente y se da entre hombres, mujeres, o de mujeres a hombres y viceversa, por lo que refirió que lo más importante es el respeto entre todos los que trabajan al interior de la Cámara.

Destacó que, por primera vez, la Cámara cuenta con lineamientos en la materia, y señaló que las áreas encargadas de atender las denuncias al respecto, son la Contraloría General y la Unidad de Igualdad de Género.

Y que las directrices establecen la obligación de tratar todos los casos que se presenten con perspectiva de género; y no revictimizar a las afectadas; en ese sentido, informó que los funcionarios y trabajadores del recinto van a tener que tomar, de manera obligatoria, un curso de perspectiva de género, “aunque les da flojera”.