GUADALAJARA, JAL.,21 de agosto de 2019.- La Reforma Laboral ha sido fabricada  desde hace años bajo los gobiernos del PAN, PRI y Morena y se ha conformado de acuerdo a los intereses del exterior, no de los trabajadores mexicanos, a quienes no se les ha tomado en cuenta, por lo que la iniciativa presentada el Día del Trabajo pasado debe ser corregida, tomando en cuenta los intereses de México, dijo el primer vicepresidente del Congreso del Trabajo, Carlos Reyes Soberanis, secretario general de la COR, al asistir al Club Primera Plana, como invitado especial.

Acompañado del presidente del Club Primera Plana, José Luis Uribe y del Oficial Mayor del Congreso del Trabajo, Juan Pérez Jáuregui, el líder sindical compartió el pan y la sal con los asistentes a la comida, quienes  en lo general se mostraron muy interesados en el tema laboral y la problemática que aqueja a los trabajadores y que tiene el país con los salarios más bajos del mundo.

En el diálogo que tardó varias horas, Reyes Soberanis destacó que en el país los sindicatos deben tener la capacidad de lograr correcciones a la Reforma Laboral, pero sin que se impongan cambios.

“Debe haber una reforma que se genera por propuestas  de los trabajadores”, destaco.

Sobre la aparición de nuevos sindicatos, añadió que es un fenómeno cíclico que no afecta al mundo laboral, toda vez que la gran mayoría de las organizaciones se encuentra afiliadas al Congreso del Trabajo, el cual se encuentra en asamblea permanente hasta alcanzar soluciones concretas a la Reforma Laboral que atenta contra las organizaciones sindicales y sus integrantes.

Reconoció que desde el sexenio de Felipe Calderón, pasando por el de Enrique Peña Nieto y el actual de Andrés Manuel López Obrador, se han elaborado reformas laborales sin tomar en cuenta a los asalariados ni a los sindicatos, de ahí que en el país la paz laboral se mantenga por obra y gracias de los sindicatos y sus integrantes, haya muy bajos salarios y se registren golpes continuos a los sindicatos en general.

Indicó que se debe evitar que se vulnere la unidad de los trabajadores y dañar el equilibrio en los factores de la producción, de ahí que no se deben imponen cambios,  se debe retomar el papel que les corresponde a los sindicatos  y eso es el proyecto de reforma básico.

Por ello para alcanzar la solución a muchos de los problemas que aquejan al país y a la población, requerimos una Reforma Laboral integral que se refleje en la economía de los trabajadores, frene la caída del poder adquisitivo, que la canasta básica alcance para todos y termine la marginación que sufren millones de mexicanos, quienes son explotados, pero además que se retome la unidad sindical.

Agregó que no se cumple con la estabilidad laboral ni los mínimos para poder subsistir.

“Tenemos un gran rezago en los salarios. Creo que eso se debe también a la política laboral que ha llevado  a tener una contención que está afectando a los trabajadores, y más en este concierto de economía global, cuando competimos injustamente con los  acuerdos que tiene México con  otros países.

«No podemos competir en igualdad de circunstancias, los salarios deben de ser suficientes, de acuerdo a lo que dice la constitución, y subir de manera real, pero generar condiciones para ello, no por decreto”.

«Se debe respetar lo que dice la Constitución, y el salario debe de ser suficiente para que alcance para vivir, para educar a los hijos, para diversión y que alcance para dar calidad de vida a una familia completa. Ese sería el salario justo», detalló.

Pero manifestó que se mantiene el rezago del poder adquisitivo. «El problema es integral y debe de resolverse. Yo lo he dicho muchas veces y claro de que antes de que hablemos tenemos que revisar las condiciones económicas del mercado. Una es la regulación de los productos de la canasta básica. De nada sirve  que aumente el salario un 5 por ciento si las cosas suben el 10. No podemos seguir en una carrera, debe de revisarse las condiciones para tener salarios reales».