GUADALAJARA, Jal., 6 de octubre de 2019.-La Contraloría Ciudadana del Transporte Público otorgó una calificación de 77 puntos a cuatro derroteros de la ruta empresa que fueron revisados en un primer ejercicio de vigilancia, en el que participaron más de 60 voluntarios, entre estudiantes, trabajadores, académicos de la UdeG y personas en general que integran a este organismo.

La contraloría se integró con representantes de las organizaciones que forman el Observatorio Ciudadano de Movilidad y Transporte (OCMyT), y de personas de la sociedad civil que atendieron a una convocatoria abierta.

La Coordinadora del OCMyT de Jalisco, Ana Belén Vázquez Vázquez, indicó que esta revisión implicó siete semanas de trabajo. Los ciudadanos que participan de forma voluntaria y sin recibir un salario, se dividieron en cuatro comisiones: Patio, Ruta, Vehículos, y Documentación.  

“En esta primera etapa nos enfocamos en supervisar las primeras cuatro troncales, que iniciaron su operación en mayo de 2017 y que se han estado consolidando progresivamente: T01, T02, T03 y T09. Se tomó la decisión de iniciar con estas rutas porque son las primeras que fueron planteadas como ruta empresa”, declaró Vázquez Vázquez.

Solamente las tres primeras comisiones fueron susceptibles de otorgarles un puntaje en razón del cumplimiento de la norma técnica. En Patio, obtuvieron 97.50; pero en Ruta, 70. 44 y en cuanto a Vehículos, 63.24. La seguridad y la accesibilidad siguen siendo el gran pendiente.

“Ya le hicimos llegar este informe a las autoridades, y este espacio es para exigirle al Gobernador (Enrique Alfaro) y al Secretario de Transporte (Diego Monraz) que den respuesta y plazo para cumplirlo. Ellos habían señalado que iban a respaldar el trabajo de la Contraloría Ciudadana, así que falta que salgan a decir cuándo van a cumplir”, subrayó Vázquez Vázquez.

En Patio revisaron la infraestructura, personal operativo, operación y programación de mantenimiento. Todo de acuerdo con la norma de calidad que marca las características que deben cumplir los patios. En este rubro, el cumplimiento es de 97.5 por ciento. No obstante, en seguridad es insuficiente y la rotación de personal es un problema, además de que hay condiciones precarias. Por ejemplo, hay choferes que duermen en las unidades para iniciar sus jornadas al día siguiente, informó.

En Ruta calificaron seguridad, accesibilidad, servicio y conveniencia. Y la calificación fue de 70.4 por ciento.

“Está normalizado el exceso de velocidad. Los operadores no entienden que se presta servicio a personas, no a objetos, y la conducción es ‘irresponsable’. La accesibilidad es discriminatorio y excluyente a grupos vulnerables. Además, tiene más atribuciones que solamente conducir, y por eso no le dedica la atención debida. El trabajo de los operadores sigue sin dignificarse”, abundó Vázquez Vázquez.

El prepago sigue siendo un pendiente: cada transportista ubicó los validadores (alcancías) donde quiso. No hay información de las paradas y la infraestructura de paraderos es inadecuada. Además de que las alcancías no dan cambio y se siguen pagando 10 pesos.

En Vehículos la calificación fue de 63 por ciento. Y dentro de ese rubro hay un subtema, la seguridad, que apenas se cumplió en 34.4 por ciento, pues algunas unidades siguen teniendo motores delanteros, transmisión manual y escalones de hasta 50 centímetros, además de que son ergonómicamente inadecuados.

“No hay unidades accesibles, y no hay un plan de mantenimiento preventivo, cada quien lo hace como puede. Y en accesibilidad, el sistema no promueve la intermovilidad. El usuario, por ejemplo, no tiene modo de subir con bicicleta, y los mecanismos para apoyar a las personas con discapacidad son improvisados; las bolitas del Braille se cayeron y los dispositivos son usados con discrecionalidad. El escalón de cortesía se usa a juicio del operador, y los parlantes y la pantalla funcionan en la misma bocina, y no debe ser así”, describió.

Por último, se integró una Comisión de Documentación de rutas que revisó tres rubros:  Expediente único, Pólizas de seguro y Revista mecánica.

“Las unidades no cuentan con expediente único por ruta, cada dirección resguarda lo que les compete y no está unificado. Sólo media flota de una ruta cuenta con póliza de seguro con una aseguradora reconocida, y todas continúan con modelo de mutualidades, que no funcionan. Y en cuanto a la Revista mecánica, el formato es de check list, pero no revisan a fondo el estado de los frenos ni la suspensión. Y el registro para las unidades se llenó de forma inconsistente, algunas hojas fueron llenadas a la misma hora por la misma persona en la Secretaría de Transporte”.

Ante tal panorama, la Contraloría Ciudadana del Transporte Público realiza 15 recomendaciones, de las cuales, consideró Raúl Díaz (integrante de esta contraloría), las primeras cinco son las más urgentes:

1.    Brindar asesoría y tutoría al modelo de ruta empresa para brindar un servicio de transporte público seguro, accesible, digno y conveniente.

2.    Condiciones de trabajo unificadas para los operadores. Vinculación entre las secretarías del Trabajo y de Transporte.

3.    Apoyar con estrategias financieras a transportistas en la adquisición de vehículos adecuados para la transportación de personas, bajo un modelo de accesibilidad universal y seguridad vial.

4.    Analizar, corregir y evaluar el sistema de prepago, para que las máquinas otorguen cambio y se establezcan criterios para homologar la instalación de los dispositivos de pago y validación de tarjetas.

5.    Mejorar los procesos de atención a víctimas de siniestros viales a través de aseguradoras y no de mutualidades.

6.    Corregir los procesos inconsistentes de la Dirección de Revistas Mecánicas, Dirección de Supervisión al Transporte y Dirección de Registro Estatal de Movilidad y Transporte, de la Secretaría de Transporte.

7.    Implementar condiciones para la intermodalidad con medios no motorizados de transporte, e integración tarifaria con todos los sistemas de transporte público de la ciudad.

8.    Homologar el esquema y los procesos de mantenimiento preventivo de los vehículos.

9.    Homologación de los centros de control e instrumentos de análisis de las incidencias en la operación del servicio.

10.  Crear un sistema de expedientes de ruta empresa integrado y transparente.

11.  Crear un sistema unificado de señalética e información para toda la infraestructura de ruta empresa.

12.  Crear un sistema unificado de recepción, manejo y respuesta a quejas de usuarios de transporte público.

13.  Ampliar la cobertura de compra y recarga de tarjetas en tiendas de conveniencia.

14.  Sistema de registro de incidencia de operadores del sistema de ruta empresa.

15.  Programa unificado de capacitación de operadores y certificado por una agencia competente, dentro de su jornada laboral y otorgado como una prestación.