ZAPOPAN, Jal., 5 de julio de 2020.- Desde antes de las 6 de la mañana de este jueves dos grupos de manifestantes llegaron a las afueras de la Base Aérea de Zapopan donde llegó el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, a una reunión de seguridad y después la entrevista mañanera, una parte a favor del mandatario y otros en contra quienes pidieron tolerancia.

«No es posible que sigamos apoyando a un gobierno que claramente nos está poniendo en contra posición, nosotros debemos estar unidos y encontrar los acuerdos suficientes para poder sacar al país adelante, México no está en manos de un sólo hombre, está en las manos de 100 millones de mexicanos.»

De un lado, justo en frente de la entrada de la Base Aérea Militar se posicionarnos quienes llegaron en apoyo al presidente, con pancartas de agradecimiento en cartulinas, mantas y hasta cajas de cartón.

En frente, quienes están en contra, los mismos que han estado convocando a manifestarse en auto dando vueltas, pidiendo la renuncia del jefe del Ejecutivo nacional, pero en esta ocasión estuvieron parados calificándolo de traidor y recriminando temas como la falta de medicamentos para niños con cáncer.

Y aunque sí hubo gritos y reclamos, no llegaron a los golpes o agresiones, en total entre las dos manifestaciones eran apenas poco más de 200 personas.

Los que sí la tuvieron difícil fueron los agentes viales quienes tenían que controlar el intenso flujo de autos, muchos de ellos camiones del transporte público, de personal, de carga, en hora pico y en este punto que se convirtió en un cuello de botella.

Por cierto, a la rueda de prensa mañanera no fueron invitados casi medios locales, si acaso dos de ellos.

Después de este punto, el presidente de México acude al Cuartel de la Guardia Nacional en El Fortín también en ZAPOPAN cerca de las 10:30 de la mañana.