Luego de que el gobierno de Zapopan autorizara la urbanización con seis fraccionamientos en zonas aledañas al área natural protegida del Bosque El Nixticuil, vecinos de colonias cercanas acudieron a la Comisión Estatal de Derechos Humanos para presentar una queja contra el presidente municipal Pablo Lemus Navarro y funcionarios que resulten responsables de dicha aprobación.  

El territorio protegido de El Nixticuil, cumple una función similar al Bajío del bosque La Primavera, por lo que resulta fundamental la conservación tanto dentro como fuera del polígono boscoso que ha sido decretado como Área Natural Protegida y “desaparecería de llevarse a cabo la edificación de los fraccionamientos”, de acuerdo con un comunicado.  

Solicitaron el decreto de medidas cautelares urgentes para detener la ejecución de las obras de urbanización y construcción en la citada zona.

“El tamaño del ecocidio promovido por el gobierno de Zapopan, implica construir al menos 2,738 casas y departamentos sobre 38.33 hectáreas (de un total de 49.43 que son propiedad de las inmobiliarias), la destrucción de una franja territorial que es parte del bosque y amortigua los impactos de la ciudad, que contiene arroyos y cerros, así como la eliminación de la mayor parte de accesos al bosque que antes eran libres”, mencionaron los quejosos.