Cuando se escucha la frase de “la mano que mece la cuna”, de inmediato el cuerpo se eriza y la mente te lleva a imaginar cosas de ultratumba, pero hay manos que al mecer la cuna dan paz, regocijo, tranquilidad y descanso.

Las pasadas elecciones en el Estado de Jalisco el partido que ocupa la Presidencia de la República, Morena, sufrió la más fea de sus derrotas a nivel nacional pues prácticamente lo dejaron fuera del pastel llamado Zona Metropolitana de Guadalajara (ZMG), siendo Movimiento Ciudadano quien mostró su poderío incluso en todo la entidad.  

Sin embargo, no todos los que mecieron la cuna morenista en Jalisco llevaron al partido al despeñadero, -frase del presidente, Andrés Manuel López Obrador-.

Al final de la elección y tras conocerse los resultados, los de Morena en el Estado se sabían derrotados, reconocían que habían fallado con el encargo del mandatario de la Nación: “Jalisco y Nuevo León”, según se difundiera en un audio de una Diputada Federal.

También dicen por ahí que de los males, el menor y fue en el municipio de Puerto Vallarta donde los morenistas encontraron su rayito de esperanza que pudiera agradar al Presidente.

Este municipio es uno de los destinos turísticos más importantes del país y el que ha logrado que Jalisco destaque a nivel mundial, pasó a manos de Luis Alberto Michel, alias Profe. Una campaña planteada de manera categórica terminó por darle el triunfo.

Si bien, Salvador Llamas fue el principal orquestador de la campaña política en el Puerto, junto a él estuvo alguien más que mecía la cuna del Profe.

Las cartas de presentación de Llamas son bastas. Amigo del Presidente, cercano a Marcelo Ebrard y Ricardo Monreal, posibles candidatos de Morena para el 2024; se codea con el subsecretario de Seguridad Pública del Gobierno Federal, Ricardo Mejía Berdeja y lleva buena amistad con Samuel García, virtual ganador de la gubernatura de Nuevo León.

También cuenta con la posibilidad de acercamiento con el gobernador Enrique Alfaro Ramírez, de quien fue operador político de la campaña para la presidencia municipal de Guadalajara.

Ha participado en las campañas para gobernador de Miguel Alonso Reyes, en Zacatecas, y de Jaime Rodríguez, en Nuevo León, consiguiendo excelentes resultados, así como en su momento con Rafael Moreno Valle, en Puebla.

Claro que las cartas de presentación, pero sobre todo las relaciones llevan al éxito en todo lo que se plantea; sin embargo, desde Palacio Nacional fue enviado un asesor y estratega de campañas que vino a reforzar el trabajo de Llamas y juntos lograron que Morena consiguiera demasiado en Jalisco a pesar de la derrota.

A tal grado que el triunfo del Profe Michel fue visto con buenos ojos en la Ciudad de México, tanto que el enviado por el Mandatario Nacional (se desconoce nombre), se le vio eufórico abrazando a su compañero de estrategias políticas, Salvador Llamas, a quien agradeció y felicitó por lo logrado en el destino playero, pues queda claro que ella victoria pone en el mapa del Estado a Morena y que lo que haga el Profe Michel servirá para las elecciones del 2024.

Se dice por ahí que en política no hay casualidades sino causalidades y por ello queda claro que López Obrador apostó a ganar Puerto Vallarta, de la mano de Luis Michel, Salvador Llamas y el personaje desconocido enviado desde Palacio Nacional.

Las cartas están jugadas y las piezas de ajedrez se están moviendo y cada quien sacará partido a su favor, pero en los últimos días se ha demostrado que el actual Gobierno de Jalisco y el ganador en Vallarta velarán por la ciudadanía y las reuniones realizadas últimamente lo comprueban.

Pero ¿por qué las reuniones? ¿qué hay de fondo? ¿cuál es el mensaje que se lee entre líneas? ¿qué pactaron? ¿qué plan tienen para Vallarta y Jalisco? 

Será acaso que ya piensan en el 2024 y que Luis Michel y Salvador serán parte de la elección.

Por lo pronto primero está hacer bien las cosas en Vallarta; dejar en claro que se ganó buscando ser el mejor municipio de todo México y el que más aporte en economía turística y ya después pensar en el 2024 donde seguro está aparecerá también Enrique Alfaro. 

Hay manos que mecen la cuna y asusta, pero en Puerto Vallarta, las que mecieron la cuna del Profe, son vistas con buenos ojos en la Presidencia de la República.