GUADALAJARA, Jal., 6 de abril de 2021.- Para seguir con vida en la Liga de Expansión, los Leones Negros tendrán la obligación de ganar este miércoles, cuando visiten a Cancún.

El partido de la jornada 14, penúltima del Guard1anes Clausura, se disputará en el Estadio Andrés Quintana Roo, en punto de las 19:05 horas.

La Universidad de Guadalajara se ubica en el sótano de la clasificación, pero el sistema de competencia es tan generoso, que faltan dos jornadas para culminar la fase regular, todavía tiene esperanza de colarse al repechaje.

Los Leones Negros suman 11 puntos, cuatro menos que Tampico Madero, lugar 12 de la tabla y último que alcanzaría boleto a la siguiente ronda del torneo.

Por eso, la esperanza sigue viva entre los jugadores del cuadro universitario. “Ganando, sacando los cuatro puntos en Cancún y sacando los tres puntos en casa hay posibilidades. El torneo no fue bueno, pero ganando estos dos partidos se abre una ventanita para poder calificar y esperamos que sea así. Ganando estos dos partidos cerramos de la mejor forma posible. Varios compañeros hemos platicado y aunque es poca la posibilidad, queremos hacer lo nuestro. Dependerá de lo que hagan los demás, pero creemos que se puede, lucharemos hasta el final y ojalá que podamos meternos”, explicó Romario Hernández.

“El equipo está muy bien, muy motivado, fue un torneo duro, el cambio de proyecto es algo que nos pegó pero el equipo está tranquilo, nos hacía mucha falta esa victoria. Las posibilidades a lo mejor son muy pocas, pero debemos hacer lo nuestro, si ganamos mañana y contra Alebrijes habrá una esperanza. El equipo luchará por eso, por una pequeña esperanza. Siendo fríos fue un torneo de mediano para abajo, fue algo malo por los puntos y por las actuaciones”, añadió el futbolista de Leones Negros.

Este miércoles, la Universidad de Guadalajara enfrentará al lugar 14 de la tabla, con 15 puntos. La visita a Cancún tendrá un sabor distinto, pues el Estadio Andrés Quintana Roo abrirá sus puertas para recibir aficionados, después de un año en que la Liga de Expansión se ha jugado con tribunas vacías debido a la pandemia de Covid 19.

“Va a ser algo raro porque ya es un año jugando sin público, pero estamos acostumbrados, hemos jugado más partidos con gente que sin gente y será bonito volver a ver a los aficionados, escuchar los aplausos o los abucheos, será algo bonito después de tanto tiempo. Ya estaba acostumbrado sin la gente que te apoya, pero sabíamos que en algún momento se daría. Gracias a Dios ya se da, me da mucho gusto por la gente que nos apoya y está al pendiente de nosotros”, concluyó Romario Hernández.