GUADALAJARA, Jal., 19 de julio de 2021.- La política de inclusión en el examen para admitir a las licenciaturas de la Universidad de Guadalajara se queda a medias, porque si bien hay acompañamiento a los aspirantes con discapacidad durante la aplicación, las pruebas no están diseñadas para condiciones especiales, describió Noel Hernández, quien por tan sólo cuatro puntos se quedó sin un lugar por tercera ocasión en la carrera de Psicología y quien vive con una discapacidad visual.

“Que de repente si nos encontramos y topamos con pared, yo estaba con mi asesor y había unas preguntas de las gráficas y le decía, no sabría decirte cuál sería la respuesta, aunque sea una pregunta muy obvia que diga cuál sería el punto más alto de tal año a tal año se vuelve complicado este tipo de aspectos, queda como a medias, justamente, y pues yo sí lo veo importante alzar la voz para que todo este tipo de cuestiones se vean, salgan a la luz”.

Su mamá, Geraldine Moreno Hernández, quien acompaña a su hijo en todos los pasos para tratar de acceder a un espacio en la U de G, no ocultó su frustración porque considera que chicos como su hijo, pese a tener capacidad intelectual para cursar una carrera universitaria, están en desventaja con los chicos que no viven con una discapacidad al realizar el mismo examen.

Ambos coincidieron en que es necesario que la Casa de Estudios adapte sus evaluaciones para la gran diversidad de discapacidades que existen toda vez que mientras para algunos aspirantes con estas condiciones tienen mayores facilidades matemáticas, como el caso de Noel, hay quienes tienen graves problemas de lecto escritura.

La Unidad de Inclusión de la Universidad de Guadalajara informó que para este calendario realizaron examen 11 aspirantes quienes registraron tener alguna discapacidad y quienes tuvieron acompañamiento de personal especializado