GUADALAJARA, Jal., 15 de mayo de 2020.- Una relación difícil y tensionante una vez terminada esta crisis sanitaria, es la que ven los gobernadores de Jalisco y Chihuahua con la Federación, señalaron en un seminario web, organizado por la Universidad de California, a través del Centro de Estudios México-Estados Unidos de UCSD y Alianza UCMX.

Enrique Alfaro, gobernador de Jalisco, señaló que la decisión de ir por su cuenta no ha sido “por ganas de andar de independiente”, sino porque no les ha quedado de otra.

Aclaró que la intención no es sacudirse de la Federación, del pacto federal y el paquete fiscal; “somos mexicanos, nos sentimos orgullosos de ser mexicanos, no queremos romper el pacto federal, pero hay que revisarlo a la luz de un momento que vive el país, donde quiere establecerse un modelo presidencialista absoluto, en el cual no vamos de acuerdo”, expresó.

A su vez, Javier Corral, gobernador de Chihuahua, externó que la relación con la Federación ya es muy difícil, sobre todo por la actual administración Federal. A futuro, dijo que lo más probable es que sea una relación más complicada y más tensa, “y conforme avance el calendario electoral de la elección del 21, se va a complicar más esa relación”.

El Gobernador de ese estado norteño dijo se puede llegar a pensar que hay una sencilla circunstancia; nosotros creemos que la prioridad es la salud y que sigue reactivación económica.

Pero inmediatamente después (de la crisis sanitaria), la tarea fundamental de todos, y particularmente de los gobernadores que lo queramos a hacer, es impulsar la corrección del rumbo político del país; tenemos que corregir cómo va el país políticamente, y eso va a tensar un poco las relaciones”.

Quadratín Michoacán