Atención

Con el propósito de ofrecer una mejor experiencia dentro de nuestro sitio web, le sugerimos que actualice su navegador, ya que usted cuenta con una versión de internet explorer antigua, que ya no tiene soporte por parte de microsoft y que representa un riesgo de seguridad para usted.

Sigue nuestra transmisión en vivo.
Click para seguir la transmisión
x
Foto: Cortesía

Por la paz y libertades, llega iniciativa sobre marihuana al Senado

Carlos Cordero,/Quadratín México
 
| 08 de noviembre de 2018 | 13:32
 A-
 A+

CIUDAD DE MÉXICO, 8 de noviembre de 2018.- La senadora de Morena, Olga Sánchez Cordero, presentó en sesión ordinaria de este jueves la iniciativa con la que se expide la Ley General para la Regulación y Control de Cannabis, propuesta sobre la marihuana que busca integridad social y respeto a libertades.

En uso de la tribuna para fundamentar la propuesta, la próxima titular de la Secretaría de Gobernación (Segob) refirió los 240 mil muertos y 40 mil desaparecidos en los últimos 10 años que ha dejado la guerra contra el narco.

Además de niñas, niños, jóvenes y mujeres amenazados por el crimen organizado y que consideró como ‘carne de cañón’. Cifras con las que justificó el replanteamiento de la política de drogas del país.

“Es momento de cambiar a través de todos los mecanismos institucionales que tengamos a nuestro alcance para poder construir la paz en nuestro país”, expresó ante la asamblea.

La ex ministra señaló que la política en México sobre drogas siempre ha sido un discurso polémico para propios y extraños, y se ha podido comprobar es que su lucha a través de las armas solamente ha producido más muertes en el país.

Aún en uso de la voz, la morenista manifestó su preocupación sobre la relación que guardan las políticas públicas que guardan los grados de inseguridad e ingobernabilidad.

“México optó por una lucha frontal contra las drogas, no estamos a favor de la liberación absoluta de las drogas; estamos a favor de las libertades y de los derechos mediante el ordenamiento jurídico y el control”, dijo sobre la regulación de cannabis para uso medicinal.

La legisladora también de pronunció a favor de liberar a aquellos que se encuentran en las garras de la amenaza por parte del crimen organizado y de la pobreza.

El modelo de regulación legal estricta de marihuana y el libre mercado contempla la creación del Instituto Mexicano de Regulación y Control de Cannabis (IMRCC), organismo público desconcertado de la Secretaría de Salud cuya en cuya funciones recae el crear la regulación que garantice que el enfoque de salud pública.

También, el de reducción de riesgos y daños relacionados con el consumo de la hierba, siempre predominando sobre el interés del comercio y otros creados por la industria del cannabis.

De acuerdo al proyecto de decreto, el IMRCC tendrá como objetivos reglamentar las actividades de plantación, cultivo, cosecha, transporte, almacenaje, producción, elaboración, distribución, comercialización, expendio y venta, en el marco de las disposiciones de la legislación vigente.

El Instituto establecería los lineamientos bajo los cuales se otorgarán las licencias de siembra, cultivo, cosecha, producción, etiquetado, empaquetado, transporte, distribución, venta y comercialización, así como otorgaría licencias y prórrogas para cultivar, cosechar, procesar, almacenar, transportar y vender marihuana para fines personales, medicinales y comerciales.

El modelo que propone Sánchez Cordero es el de regulación legal estricta, es decir, el punto medio entre la prohibición absoluta y el libre mercado, como monitorear las cadenas de valor, la creación de un padrón o registro de volúmenes de producción, la coordinación de la Federación con las entidades e intersecretarial, así como la prohibición de promoción, patrocinio, y publicidad de la marihuana y sus derivados para su uso personal.

La Ley permite sembrar, cultivar, cosechar, aprovechar, preparar y transformar hasta veinte plantas de mariguana en floración destinadas para consumo personal en propiedad privada, siempre y cuando la producción no sobrepase los 480 gramos por año, y las personas hayan registrado sus plantas en un padrón anónimo ante el Instituto Mexicano de Regulación y Control de Cannabis.