Este miércoles vence el plazo para que el gobierno federal admita la contrapropuesta de Jalisco de coordinación con el Instituto de Salud para el Bienestar, sin embargo hasta ahora la respuesta han sido condiciones inaceptables para la entidad porque exige, entre otras cosas, triplicar la aportación estatal, advirtió el gobernador, Enrique Alfaro.

«La enviamos y a los tres días nos mandaron algo totalmente distinto en un documento que evidentemente es literal un ataque a Jalisco, es un afrenta que esperamos hoy se pueda aclarar, ojalá sea solo un error de quien haya mandado ese documento y vamos a informar más tarde lo que sigue, pero la posición de nosotros es muy clara y vale la pena refrendarla, a nosotros no nos van a asustar, no nos van a matar ni apuntar con una pistola en la cabeza como lo pretende hacer la federación.»

Explicó que otros de los condicionamientos que no están dispuestos a admitir es dejar fuera del acuerdo los Hospitales Civiles de Guadalajara, lo que sería un crimen para los miles de pacientes que atienden los nosocomios.

Alfaro Ramírez detalló que el Insabi está condicionando la entrega de 3 mil 200 millones de pesos que es lo mismo que el año pasado, a cambio de que Jalisco aporte cerca de 1700 millones de pesos.

Pidió al pueblo de Jalisco estar tranquilos y apoyar a su gobierno porque asegura que encontrarán el modo de garantizar atención y medicamentos pese a los peores escenarios.