Rebrote

Cuando creíamos que el virus del Covid 19, había sido controlado, justo en ese momento, vuelve a reaparecer. Tal como lo vemos en las películas del género terror: El monstruo aparentemente se domó, se aniquiló o se atrapó, y en el momento menos esperado reaparece con fuerza. Tal es el caso de este rebrote del virus que se observa en el país.

En esta situación está Sinaloa, lugar del que seguido me entero, ya que, mi esposa es de allá y conoce a muchas personas de su pueblo. Así, nos enteramos de muchos de los que han muerto o que están hospitalizados.

También, ayer en las noticias escuchaba que Sinaloa había vuelto a semáforo rojo. Que Mazatlán, por ser zona turística es más propenso a recibir las nuevas sepas del virus.

Pero, me cuenta mi esposa que no hace mucho estuvo en su pueblo, que la gente anda sin cubre bocas; que en las anteriores campañas, en los mítines, sin sana distancia. Pues, ¿así cómo?

Y es que, en muchos casos, debido a la ignorancia de las personas o de la indolencia de las mismas, les  importa poco, cientos de cosas o, minimizan, si no es que, neutralizan los efectos de sus actos.

–          A mí no me va  a pasar” –

–          Yo estoy bien. –

–          Solo fue una saludadita, un besito. –

Y así, un sinfín de historias.

Lo cierto es que no debemos bajar la guardia. Que si el virus fue creado en laboratorio o no, que si las vacunas sirven o no, lo importante, es advertir, darnos cuenta que el virus existe, que sigue gente infectándose, que muchos han muerto; que aunque, no lleguemos  a tales niveles, sí debemos de cuidar nuestra salud y la de  otros.

–          ¿De qué escribiste hoy?              –

–          De que la gente ya se relajó y no usa cubre bocas.         –

–          ¡Ah! ¿ya te vas?              –

–          Sí.           –

–          ¿y tu cubre bocas?         –

¡¡¡PLOP!!!