Me dueles Patria

¿En que se está convirtiendo mi México? Veo a una nación que comenzaba a abrirse paso entre los países desarrollados, caer de nuevo en el retroceso, en el desprestigio aniquilante.

Veo que aquellos sueños de desarrollo, de crecimiento, del “ahora sí”, se han ido desvaneciendo día tras día, y hoy queda un remedo de lo que pudimos llegar a ser.

Veo cómo el tejido social se desgarra y se divide en los hijos del “mesías” y los antiguos adoradores de los tres últimos sexenios.

¡Qué triste! ¡Cómo me dueles patria mía! Eres como una mujer mancillada, violentada. Las promesas que te hicieron de paz, de riqueza, de armonía, resultaron ser falsas. Te engañaron Patria como se engaña a una mujer enamorada de ilusiones.

¡Qué triste verte Patria mía! ¿Cómo sigues siendo víctima de bandidos, de rapaces, disque representantes del pueblo, que solo quieren tus riquezas mal distribuidas?

¡Qué triste ver cómo se desmorona lo que en los pasados seis lustros se construyó en base a lucha, esfuerzo, esperanza y fe en un mejor presente y, por ende, en un mejor futuro!

Hoy esos sueños de grandeza se desvanecen en simples y llanas mentiras. En deseos fortuitos de gloria, de encumbramiento de uno solo; el hombre ideal, el gobernante ideal, del caudillo auto erigido y presuntuoso.

¡Qué triste que después de años de lucha fratricida para lograr la Independencia y luego, la disque revolucionaria contienda de caudillos, generaron más y más pobreza! Habíamos podido levantarnos hasta la década de los 70, del siglo pasado, cuando sube al poder un adulador del pueblo que vuelve a dejarnos en ensueños.

Y así, transcurrimos 8 sexenios y, cuando veíamos la luz detrás del túnel, vuelve el apagón inmisericorde del transformador portentoso pero, inoperante.

*

– ¿ De qué escribiste hoy? –
– Comparo a la patria con a una mujer enamorada de promesas. –
– ¿Acaso te inspiraste en mí? –

¡¡¡PLOP!!!

Salvador Echeagaray, académico de la Universidad Autónoma de Guadalajara (UAG). [email protected]