JALISCO SE PINTA DE AMARILLO

Estamos a 19 días de cumplir un año con la pandemia de Covid 19 en Jalisco. Desde ese 14 de marzo de 2019 inició lo que se tornó como una pesadilla. Ahora que estamos cerca de convivir con el virus por 365 días, el Estado se pintó de amarillo por primera vez.

Enrique Alfaro, mandatario de la entidad, desde un inicio no están de acuerdo con la manera en que el Gobierno Federal estableció los ya conocidos semáforos con lo que determinó qué se debía realizar en cada Estado de acuerdo al color.

Jalisco no duró mucho tiempo por estar entre naranja y rojo, este último en su gran mayoría. Eran gran cantidad de casos los que se notificaban día a día. Eso, sin contar los que se empezaron a detectar con el modelo RADAR. La federación nunca los consideró para su estadística y vaya que ahí se conocía realmente en dónde estábamos parados en medio de la pandemia.

Con tan solo las cifras que contabilizaban en la Secretaría de Salud nacional, el Estado se la vivió pintado de rojo. Alfaro por mucho tiempo renegó por esto porque no estaba de acuerdo.

Hoy, después de 346 días, ya le agradó este método de medición. En el evento de basificación para personal del sector salud, el Gobernador se dijo feliz porque ya estamos en semáforo amarillo. Obvio dijo que más allá de los métodos implementados por el subsecretario de salud, Hugo López-Gatell, este logro se obtuvo por las acciones realizadas desde aquí.

Es verdad y siempre lo hemos reconocido. Alfaro tomó decisiones de manera rápida aunque a muchos no les haya gustado.

Pero… también en diciembre les dio cartas abiertas a comercios cuando se sabía que era una temporada donde las aglomeraciones sería el pan de cada día.

Enero vimos el peor panorama de este emergencia sanitaria. Los tanques de oxígeno eran los más buscados. Se hacían largas filas para conseguir uno y en redes se suplicaba para poder obtener uno o para poder rellenarlos. Ya las cosas se calmaron, sí, una vez más por las acciones implementadas para contener el Covid 19.

El próximo lunes las escuelas privadas podrán abrir sus puertas con solo 9 niños por salón. Habrá que ver cómo funciona esto.

Jalisco está pintado de amarillo, hay que valorarlo más que disfrutarlo. Aprendamos a conservarlo así para no volver a vivir una época caótica como hace semanas.

LUCRAN CON LA MUERTE

Vivimos en una sociedad lastimada, dolida e inmersa en la corrupción y delincuencia.

Nadie perdona, nadie se salva y muchos aprovechan las situaciones, para “chingar antes que ser chingado”, tal como está ocurriendo con la pandemia.

El Covid 19 no solamente ha hecho estragos en la salud de los ciudadanos, también ha sacado lo peor de muchos, como lo hemos dicho en reiteradas ocasiones. Agresiones a personal de la salud, discriminación a personas contagiadas del virus, negociar a precios muy altos el oxígeno cuando era sustancial para sobrevivir, pero los que sí perecen no tener progenitora son los agentes del ministerio público y policías municipales que están haciendo negocio con la muerte de personas infectadas.

Y es que resulta que al saber de una muerte causada por Covid 19 en algún domicilio de la Zona Metropolitana de Guadalajara acuden como zopilotes vestidos de agentes del MP y policías municipales para presuntamente verificar lo ocurrido, sin embargo, hay un tras fondo.

Los supuestos defensores de los ciudadanos y quienes deben de prevalecer la justicia, ya tienen sus empresas funerarias preferidas para que se acerquen a los familiares y negocien realizar los servicios correspondientes con ellos. Claro, el acercamiento es a cambio de una pequeña “cuota de recuperación” y con ello liberan de inmediato el certificado de defunción, evidentemente con sus propios médicos.

Donde sacan el cobre los uniformados y agentes ministeriales es cuando se presenta una funeraria ajena a sus preferidas. En esos casos los empleados son amedrentados y extorsionados con hasta 3 mil 500 pesos para que puedan realizar su trabajo, de lo contrario les niegan el certificado médico.

Trabajadores y dueños de funerarias acudieron a Quadratín Jalisco para denunciar este tipo de mañas por partes de los servidores públicos, que de servidores no tienen nada. Señalan que tienen conocimiento de entre 15 y 20 casos de este tipo de anomalías y en muchas ocasiones quedan imposibilitados para hacer su trabajo pues al no optar por cubrir la petición de los funcionarios tienen que retirarse y dejar que una funeraria de las favoritas realice los servicios.

“Fueron dos casos, el primer caso es que el policía le decía que él conseguía la funeraria y el certificado, cuando la primera instancia que tendría que haber llegado ahí era Servicios Municipales. Entonces yo le pregunto al familiar: ‘¿te están ofreciendo un servicio, cuando aún no confirman si la persona ha falleció?, le dije, ponme en altavoz para decirle quién es la primera instancia que tiene que acudir ahí y dar fe de que la persona falleció, antes de que te esté ofreciendo servicios”, señalan en una de las denuncias en manos de esta agencia.

Con esto queda claro que del árbol caído todos hacen leña, y que es preferible chingar antes que ser chingado.