LIBRADO

La tensión se vivió por unos días en Casa Jalisco. Después de que Silvano Aurioles anunciara que había dado positivo a la prueba de Covid 19, Enrique Alfaro volvió a sudar, pero está vez no porque le hicieras pregunta incómodas, sino porque podría haberse contagiado del virus.

Apenas el lunes pasado los 9 Gobernadores que integran la Alianza Federalista sostuvieron una reunión en Chihuahua donde anunciaron su salida de la Canago. Estuvieron varios junto a Aurioles, el mandatario de Michoacán.

Este jueves, Silvano dio a conocer que está enférmelo a causa de la pandemia y debe aislarse.

Enrique Alfaro se realiza exámenes cada semana como parte del protocolo que hace debido a la actividad que desempeña y aunque esta vez volvió a salir negativo, va a ser necesario esperar hasta el siguiente tests para ver si no sorprende con qué está contagiado. Porque hay que recordar que el virus traerá de 7 a 10 días para mostrar síntomas o para salir positivo en una prueba.

Por lo pronto pasó la prueba. Ojalá que no esté contagiado porque este sábado tendrá una visita especial, el presiente Andrés Manuel López Obrador y su séquito vendrán a inaugurar la Línea 3.

A ver si no regresa el Presidente con un recuerdito, y no precisamente agradable.

FIESTA TAPATÍA

Ahora sí se cuenta las para que por fin los habitantes de la Zona Metropolitana de Guadalajara se suban a la Línea 3 del Tren Ligero.

Los largos 6 años y 34 días quedan ya solo como un recuerdo.

Este sábado en punto de las 11:00 horas el presidente Andrés Manuel López Obrador va a dar el banderazo de salida para que opere la Línea. Después de los discursos, la develación de la placa con el nombre de Enrique Alfaro y López Obrador, como los que de verdad entregaron la obra completa (no como Enrique Peña y Jorge Aristóteles) y tras un recorrido a bordo de los trenes, la gente podrá hacer uso de este método de movilidad.

A las 16:00 horas la gente de manera gratuita podrá viajar desde Zapopan, pasando por Guadalajara y hasta Tlaquepaque, en tanto solo 33 minutos.

La obra la verdad si uno la ve, ya sin ese rencor que se formó por tanto años de promesas, puede notar que es de verdad de primer nivel.

Sus estaciones, la forma en la que recorre la ciudad, todo, es digno de aplaudir.

Ahora nos toca la parte de cuidarla. De hacer valer la espera, sin vandalizar sus estaciones. Sin pintar ya las columnas de Línea 3 para que luzcan bonitas. Ojalá que todos pongamos de nuestra parte para que esos 32 mil millones de pesos sean los mejores invertidos. Aún cuando se incrementó el presupuesto estipulado en un principio.

Este sábado ya podemos decir… ¡Bienvenidos todos a bordo!