Una cosa queda clara: Ricardo Peláez esperó la primera oportunidad para despedir a Luis Fernando Tena porque nunca lo quiso en Chivas. No era su primera opción y solo el compromiso de los jugadores con el técnico logró que su continuidad pudiera darse. Los mismos futbolistas están molestos con la partida del Flaco, pero eso es otra historia. Ahora es tiempo del Rey Midas.

Víctor Manuel Vucetich llegará al Rebaño Sagrado en un momento por demás turbulento. Lo que se encontrará no será sencillo de dominar. Dentro del plantel rojiblanco enfrentará una serie de retos importantes. Capacidad tiene, eso está fuera de toda discusión. Por algo ha ganado la gran cantidad de títulos que tiene. Pero en el Guadalajara tendrá misiones sumamente complicadas.

Primero: disciplinar al plantel. No es un secreto que varios integrantes de Chivas son muy amantes de estar fuera de su casa en época de pandemia. Será que se aburren. Será simplemente que les gusta la fiesta. Lo cierto es que para el entrenador resultará indispensable hacerle entender a más de uno la importancia de cuidar su carrera cuando están fuera del terreno de juego.

Segundo: lidiar con la directiva. Tampoco hay que taparse los ojos ni negar una verdad a la vista de todos. Ricardo Peláez armó el actual plantel con la idea de tener a un técnico distinto a Tena. Ahora, será Vucetich a quien le tocará tratar de sacarle provecho a esos jugadores que se contrataron… pero si no, tendrá que estar escuchando las “sugerencias” del director deportivo. ¿Tendrá sangre suficiente para aguantar ese tipo de cosas?

Tercero: sanar las heridas. La salida de Tena no fue bien recibida por el plantel. El capitán Jesús Molina levantó la voz durante una reunión del grupo con Ricardo Peláez y Amaury Vergara. Dijo abiertamente que le parecía un error la decisión que tomaron. Muchos de sus compañeros coinciden. Una de las primeras misiones del Rey Midas será aliviar el dolor que dejó en el plantel la salida de su técnico.

Cuarto: sumar de inmediato. Víctor Manuel Vucetich es uno de los técnicos con mejor productividad en la época contemporánea del futbol mexicano. Es garantía de puntos… aunque eso no necesariamente signifique espectáculo. En las condiciones que se encuentra Chivas, esa es una de las mayores necesidades: acumular unidades que den tranquilidad para enfrentar el futuro de mejor forma.

Quinto: explotar a Chofis. ¿Será el Rey Midas quien por fin encuentre la forma de sacar a relucir todo el talento que tiene Javier Eduardo López? Una buena cantidad de técnicos han pasado por la banca de Chivas desde su debut. Todos coinciden en que le ven capacidad por encima del promedio. Pero ninguno ha sabido hacerle entender que depende sólo de sí mismo trascender o quedarse en la mediocridad.

Sexto: éxito con un grande. Evidentemente, ser campeón es el reto máximo. Pero eso también lo llevaría a un logro individual. Su brillante carrera como entrenador ha encontrado títulos de Liga en clubes que están un peldaño abajo: León, Tecos, Pachuca y Monterrey (dos). De los cuatro clubes más importantes de México, sólo dirigió al Cruz Azul y ganó una Copa México. Ahora llega al Guadalajara también con esa espinita. No tiene nada que demostrar, pero alcanzar la gloria con Chivas sería valioso para su ya de por sí impresionante currículum.

¿Quieres recibir la información más relevante del día en tu celular?
Sólo dale clic al siguiente enlace
CELULAR QUADRATÍN y envía la palabra ALTA