GUADALAJARA, Jal; 6 de diciembre de 2018.- Confía el presidente municipal de El Salto, Ricardo Santillán en que existirá una estrecha coordinación en seguridad con el gobernador, Enrique Alfaro ahora que entró en funciones, admite que este es el principal problema que enfrentan todos los alcaldes de Jalisco.

“Lamentablemente nos hemos encontrado que a partir del primero de octubre que tomé funciones en El Salto, con un estado de fuerza muy disminuido, en donde nosotros a partir de la primera semana lo que hicimos fue la depuración policiaca, en donde se dieron de baja aproximadamente 90 elementos que tenían procesos penales pendientes, entre ellos también algunas renuncias que se presentaron, y tenemos actualmente una deficiencia en donde solamente tenemos 40 elementos por turno”.

Alertó que es prácticamente imposible brindar seguridad a más de 200 mil habitantes en 126 colonias con sólo 14 patrullas, siendo el robo el principal delito en este municipio.

Sobre el asesinato de un comandante de El Salto, dijo que nunca existieron amenazas previas y es Fiscalía la que investiga, al tiempo que negó que existiera un ataque al Comisario municipal.