ZAPOPAN, Jal., 09 de febrero de 2019.- De nada han servido las medidas cautelares de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos Jalisco para que se solucione el conflicto de las hemodiálisis en los internos del reclusorio de sentenciados de Puente Grande, ya que hasta el momento no se han normalizado las sesiones que se les brindan a los 16 internos, tanto que familiares han tenido que pagar sesiones en hospitales privados con tal de que no se deteriore la salud de sus consanguíneos privados de la libertad.

Familiares de uno de ellos señalaron que debido a esa problemática han tenido que solicitar permisos para que su ser querido privado de la libertad en ese centro penitenciario, puede recibir la hemodiálisis de forma particular.

El progenitor de uno de los internos, señaló que desde que su hijo era pequeño padecía de problemas renales y cuando fue ingresado a ese reclusorio no tuvo complicaciones debido a que la atención era buena, pero desafortunadamente en semanas recientes su salud se ha complicado debido a que de las tres sesiones que se requieren solamente se le ha estado dando -al igual que a sus compañeros- una sesión de hemodiálisis, desde el inicio de la actual administración estatal.

Señaló también que su hijo no ha sido enviado al Hospital Civil como algunos otros internos debido a que llegan ahí, cuando su estado de salud se complica o es grave, situación que no ha pasado con su hijo.

“Se empezó a hinchar hasta a agotarse la respiración, al grado de venírseles el mundo encima, de decir ‘qué vamos a hacer en este lugar, viviré para contarlo’, esa es mi preocupación a mi como papá”, compartió el señor que prefirió no decir su nombre.

En las últimas tres semanas ha tenido que invertir entre cinco y seis mil pesos para el tratamiento de su hijo, pero esa cifra ha sido debido a que ha logrado conseguir descuentos por la condición de su hijo. En promedio una sesión de hemodiálisis en un hospital privado oscila entre tres y cuatro mil pesos.

Asegura que de no solucionarse el conflicto entre la empresa particular y el Gobierno del Estado, tendría que continuar pagando hospitales privados, ya que le tocó vivir hace unas semanas que su hijo se ponía enfermo y era muy tardado que lo atendieron en el Hospital Civil.

“En ocasiones atrás entraba por la sala de urgencias del Hospital Civil Viejo y en pleno sol, esperar a que le dieran el pase al área correspondiente”, señaló.

Cabe decir que no todos los familiares de los internos tienen la posibilidad de que pagar un hospital privado, es por ellos que familiares llaman a las autoridades para que de inmediato se regularicen los pagos que se adeudan a la empresa Interpro, para que se les vuelva a dar las tres sesiones que se les brindaban en la Unidad de Hemodiálisis del Puente Grande, misma que actualmente se encuentra cerrada.