Atención

Con el propósito de ofrecer una mejor experiencia dentro de nuestro sitio web, le sugerimos que actualice su navegador, ya que usted cuenta con una versión de internet explorer antigua, que ya no tiene soporte por parte de microsoft y que representa un riesgo de seguridad para usted.

Sigue nuestra transmisión en vivo.
Click para seguir la transmisión
x
Foto:

A un año de la emboscada en San Sebastián del Oeste

Elizabeth Ibal/Quadratín Jalisco
 
| 06 de abril de 2016 | 11:47
 A-
 A+

GUADALAJARA, Jal., 06 de abril de 2016.- Aún con profundo dolor, hijos, hermanos, esposas, papás y amigos recuerdan a los 15 elementos de la Fuerza Única Regional (FUR), caídos en cumplimiento del deber, tras ser emboscados en San Sebastián del Oeste por un numeroso grupo criminal perteneciente al Cártel Jalisco Nueva Generación, hace exactamente un año.

A pesar de ese tiempo que ha pasado, la herida sigue abierta en todas las familias, quienes a través de sus redes sociales recordaron este martes, como hace 365 días, sin saberlo se despedían por última vez, en persona o a través de una llamada telefónica, de sus seres queridos.

La tarde del 6 de abril de 2015, un grupo de elementos que se encontraban de partida en Puerto Vallarta, regresaban a la Zona Metropolitana, sin embargo a su paso por un puente en la carretera Mascota-Las Palmas, a la altura de la población de Soyotán, en San Sebastián del Oeste fueron atacados con rifles de grueso calibre, desde diferentes puntos del cerro que rodeaba el citado paso vehicular, en donde la nula señal de aparatos de comunicación, fue factor para que no pudieran pedir apoyo. La agresión fue planeada de manera tal, que los uniformados ni siquiera pudieron defenderse y mucho menos escapar, pues el paso fue cerrado con vehículos incendiados.

El saldo fue de media treintena de uniformados fallecidos y cinco más heridos

De acuerdo a las investigaciones, la masacre se habría cometido como venganza por el abatimiento de Heriberto Acevedo Cárdenas, alias El Gringo, ocurrida días previos a la agresión contra los efectivos de la FUR.

Casi a finales del mes de febrero del presente año, el fiscal regional, Carlos Antonio Zamudio Grave, concedió una entrevista al portal Noticias Puerto Vallarta, en la que aseguró que hasta ese entonces, la muerte de los 15 policías se encontraba aún impune al no existir ninguna persona detenida por el múltihomicidio. El 12 de marzo, el fiscal general Eduardo Almaguer presentó a Miguel Ángel “P”, detenido en Lagos de Moreno, como presunto partícipe del crimen de los uniformados, sin que hasta el momento, se haya informado el resultado de la indagatoria respecto su vínculo con los hechos.

Pero no solamente parece que el Estado se olvidó de hacerles justicia, sino también de su primer aniversario luctuoso, pues no se ha informado que se tenga contemplado ningún homenaje en su memoria.

 

LOS ELEMENTOS CAÍDOS

Bonifacio Velázquez Díaz, su fecha de nacimiento es el 10 de enero de 1973, se integró el 16 de julio de 1997 como policía adscrito de la Comisaría de Seguridad Pública y comisionado a la Comisaría Policial Regional.

Deyvi Almeida Hernández, afincado en Guadalajara, nació el 30 de julio de 1981, ingresó a la corporación el 1 de agosto de 2003, era policía tercero adscrito a la Comisaría de Seguridad Pública.

Gerardo Hernández Padilla, oriundo de Encarnación de Díaz y ex policía de San Juan de los Lagos, nació el 28 de marzo de 1978, se integró a la Fuerza Única el 24 de octubre de 2014.

Gerardo Rojas Soto, nació el 24 de abril de 1986, se desempeñó como policía municipal de Tizapán el Alto y el 24 de abril de 2014 se incorporó a las fuerzas estatales.

Gilberto Aguilar García, originario de Tabasco, nació el 24 de septiembre de 1979, a partir del 24 de octubre de 2014 se desempeñaba policía de la Fuerza Única de Jalisco.

Jesús Adrián Chávez Hernández, originario de Cabo Corrientes, nació el 10 de julio de 1986, el 18 de julio de 2014 se integró como policía de la Fuerza Única.

Jesús Alberto Chávez Rodríguez, nació 6 de noviembre de 1985, era poblador de Ciudad Guzmán, se integró como policía de la Fuerza Única el 18 de julio de 2014.

Juan Antonio Nolasco Reynaga, vecino de Autlán de Navarro, su fecha de nacimiento es el 9 de febrero de 1981, el 24 de octubre llegó a las filas de la Fuerza Única.

Juan Carlos Cázares López, nació el 30 de noviembre de 1973, era miembro de Protección Civil de Bahía de Banderas y se incorporó el 1 de noviembre de 2014 como policía adscrito de la Fuerza Única de Jalisco.

Pedro Oliveros Rosas, originario de Ameca, nació el 21 de diciembre de 1978, el 10 octubre llegó a la Fuerza Única de Jalisco.

Ramón Águila Espejo, nació el 13 de marzo de 1968, era el más grande del grupo, el 1 de febrero de 2008 llegó a la Comisaría de Seguridad Pública, en donde posteriormente fue adscrito a la Comisaría Policial Regional.

Ricardo de Jesús Uribe Niño, oriundo de Tala, fue integrante de la policía municipal, así como voluntario de Protección Civil y Bomberos Ruiseñores en aquella población, además formó parte del Pentathlón Sub-Zona Tala. Nació el 12 de octubre de 1994 y el 24 de octubre ingresó a la Fuerza Única.

Rigoberto Murillo Prieto, el 21 de junio de 1981 es su fecha de nacimiento, ingresó como policía de la Fuerza Única el 24 de octubre de 2014.

Rosendo Fregoso Ramírez, poblador de Acatlán de Juárez, vino a este mundo el 7 de junio de 1981, el 24 de octubre de 2014 asumió el cargo de policía de la Fuerza Única.

Valente Chávez Hernández, residente de Sayula, su fecha de nacimiento es el 13 de septiembre de 1980, desde el 18 de julio formaba parte de la Fuerza Única.