GUADALAJARA, Jal., 28 de febrero de 2020.- Esta tarde llega a la ciudad este musical con la participación de grandes voces en donde su productor Alejandro Gou muestra una trama extraída de los evangelios bíblicos, en su versión actual, donde plantea un argumento de la vida de Jesús de Nazaret, su llegada a Jerusalén y la crucifixión.

En su plática con los medios de comunicación Erik Rubín y Samo, quienes están en la puesta en escena de Jesucristo Superestrella regresa a la Perla Tapatía luego de dos exitosas presentaciones en agosto pasado.

En esta nueva visita la adaptación del clásico musical de Broadway tiene como novedad la participación del cantante Samo, quien marca su debut en el teatro musical con el papel de Pedro, el cual fue interpretado anteriormente por Yahir, y comento que recibió la invitación a formar parte de Jesucristo Superestrella por parte de Rubín y se dijo agradecido por ser parte de un proyecto tan emblemático dentro de la escena teatral. “Es una oportunidad muy grande. Para mí, es una experiencia nueva, estoy haciendo por primera vez teatro y lo estoy disfrutando”, expresó.

La trama se adentra en la psicología del relato bíblico sobre los últimos siete días en la vida de Jesús desde el punto de vista de Judas Iscariote, el espectáculo musical “Jesucristo Superestrella”, compuesto a principios de la década de los setentas por Andrew Lloyd Webber primero como álbum discográfico con una orquesta sinfónica de 56 piezas y seis músicos de rock, y posteriormente adaptado a los escenario de Broadway, se presentará en el Auditorio Telmex.

Por su parte, Erik Rubín puntualizó que el montaje mexicano consta de cinco camiones y un equipo de trabajo de 110 personas y es el musical cuatro veces más grande que la producción de Londres.

Asimismo destacan la participación de Beto Cuevas (Jesús), María José (María Magdalena), Leonardo de Lozanne (Poncio Pilatos), Kalimba (Simón) y el consagrado intérprete Enrique Guzmán en el papel de Herodes.