GUADALAJARA, Jal., 16 de enero de 2020.-Artesanos del municipio de Tlaquepaque han tenido que abandonar su oficio debido a la competencia desleal de los productos chinos y ante la falta de espacios, así lo señalan artesano tlaquepaquenses quienes piden más espacios en la Villa Alfarera para mostrar sus productos.

El artesano Cesar Alfredo Luciano Siordia señaló que ha resultado perjudicial para ellos la introducción de productos chinos pues estima que en un 50 por ciento han disminuido las personas que se dedicaban a elaborar productos de barro tradicionales de la Villa Alfarera.

“Yo creo que más del 50 por ciento de artesanos han abandonado su profesión, porque antes yo todavía me acuerdo, hace unos 15 o 20 años antes de que entrara todos los productos chinos, porque lo chino vino a hacer mucho estrago en artesanía, hablando yo en cuestiones como los que hacían macetas, los que hacían barro, los que hacían vasos, entonces ellos (los chinos) metieron muchas cosas de plástico, entonces si un jarro te costaba 10 pesos ellos te daban un jarro en 5 pesos”

Por su parte Melin Padilla, artesana de Tlaquepaque afirma que también que se han visto perjudicada en ventas debido a la competencia desleal.

“Ahora todos hacen cualquier pieza hermosa en molde y la dan a la mitad del precio que tú la das pues tus productos requieren un trabajo más dedicado, desafortunadamente aquí mismo en México, no nos respetamos”, detalló la alfarera.

Los artesanos jaliscienses recalcan que últimamente ha habido un resurgimiento en la artesanía, señalaron que se ha hecho más conciencia entre la población para que prefiera más consumir los productos de nuestros artistas jaliscienses.

Luciano Siordia señaló que ha logrado salir adelante debido a que asiste a exposiciones nacionales y en estos lugares hacen contacto con personas que contribuyen a que se consuman los productos artesanales tlaquepaquenses.

Según reportes del Coordinador General de Desarrollo Económico, Vicente García Magaña, la Casa del Artesano reporta ventas de artesanías en 2019 por cuatro millones de pesos.

Elaborar los productos artesanales requiere de gran creatividad y tiempo, por ejemplo la joyería es creada con cerámica doble horneado y ya se cuenta con estas piezas hechas con material reciclado.

Los alebrijes son de barro policromado en frío se hacen las piezas una por una y requieren de un día de moldeado luego se arman y se barnizan, otro ejemplo son las marionetas 10 de ellas toman cuatro días elaborarlas.

El barro en manos de grandes artistas toma forma en increíbles figuras que tienen gran valor artístico y por qué no, comercial.

Tlaquepaque es un lugar donde se da vida a un material que a simple vista parece no tener valor, sin embargo al analizar el trabajo que requiere y las grandes habilidades de los artesanos se valora más el producto.