GUADALAJARA, Jal., 10 de febrero de 2019.-La recomendación es ecoturística, incluye una ruta de sol y playa que nos lleva a una de las actividades de moda entre los amantes de la naturaleza, el avistamiento de aves migratorias. Estas llegan a las zonas de manglares de los municipios costeros de Nayarit, en particular del municipio de playa más cercano a Guadalajara, es el  de San Blas.

San Blas, localizado en el norte de la Riviera Nayarit, es uno de los sitios más famosos para observar aves en todo México y quizás en Norteamérica, debido a sus diferentes tipos de hábitat: mar abierto, playas, humedales de agua dulce, humedales de agua salada, manglares pantanosos, selvas de tierras bajas, campos agrícolas, huertos y bosques tropicales, entre otros.Estos ecosistemas del vecino estado de Nayarit son parte de la ruta migratoria occidental para las aves que viajan de Norteamérica hacia el Sur; algunas de estas especies son un sello particular de la región y un motivo de atracción del turismo internacional

En Estados Unidos existen alrededor de 47 millones de observadores de aves, de los cuales más de 18 millones han viajado fuera de sus fronteras para realizar dicha actividad según datos de la Encuesta Nacional de la Asociación de Pesca, Caza, y Vida Salvaje Recreativa de aquel país.

Gran Bretaña, por su parte, concentra una importante cantidad de observadores, personas con un alto poder adquisitivo pertenecientes al mercado natural del destino. Canadá e Italia son otros importantes emisores de «pajareros», de ahí el valor de los Conteos de Aves como el proyecto de ciencia ciudadana más grande y de mayor duración en todo el mundo.

Al concluir el Conteo de Aves 2019, el Club de Observadores de Aves de San Blas dio a conocer resultados históricos: 294 especies registradas en el llamado Día del Conteo y 310 especies en la semana del 2 al 7 de enero. El número total de individuos registrados fue de 12,713, lo que significa 3,122 individuos más que en 2018, cuando se contabilizaron 9,591 ejemplares.

Esta actividad se lleva a cabo en San Blas desde 1973 y es coordinada por Marck Stackhouse, un reconocido ornitólogo, guía turístico y observador profesional de aves, además de fotógrafo con más de 40 años de experiencia, quien lidera los tours de observación de aves en conjunto con la Sociedad Audubon de Estados Unidos.

Marck Stackhouse reiteró que el conteo de 2019 ha sido el mejor desde que comenzó esta actividad, hace ya 46 años.  “Había al menos 25 especies con el mayor número de individuos que hemos contado en San Blas, incluyendo 31 búhos pigmeos de Colima, especie endémica mexicana, el total más alto jamás registrado para esa especie en cualquier otro lugar”, recalcó. También se observaron siete individuos de pájaro carpintero gris, especie endémica de México, el tercer número más alto de esta especie en la historia del conteo.

Hoy, la observación de aves constituye una actividad turística profesional en San Blas y para fortuna nuestra, son cada vez más los aventureros mexicanos que disfrutan de esta actividad, muy cercana y con una infraestructura turística accesible para el visitante.