GUADALAJARA, Jal., 21 de abril de 2020.-La Emergencia Sanitaria del Covid 19 y la paralización de la mayoría de las actividades productivas por más de un mes, ha golpeado sobre todo y como siempre a los más pobres, a aquellas familias que subsistían de un ingreso diario, advirtió la profesora investigadora de la Escuela Empresarial de la Universidad Panamericana, Nora Ampudia quien advirtió que la mayoría no estaban preparados para una contingencia así. 

“Las familias más humildes, las que tienen micro empresas, ellos en los tianguis, en los mercados, en las peluquerías, los dentistas, han tenido una terrible caída en sus ventas, sólo el 30 por ciento de las personas en México tienen capacidad de ahorro, el resto no tiene capacidad de ahorro y el 40 por ciento gasta más de lo que gana, es decir, se endeuda con tarjetas de crédito.”

Para enfrentar en los hogares las afectaciones económicas por la contingencia del Covid 19, sobre todo los que redujeron sus ingresos, la recomendación de los especialistas es que toda la familia debe colaborar en la reducción de gastos, aquellas compras innecesarias que llegan a superar el 10 por ciento de los sueldos, detalló la profesora investigadora de la Escuela Empresarial de la Universidad Panamericana, Nora Ampudia.

“Siempre es el gasto hormiga, mi bolsa de papitas, mis chicles, mis dulces, esos gustitos que nos damos y que cuando voy sumando, 40 pesos diarios, que en 10 días son 400 pesos, que en 20 días son 800 pesos, que en 30 días son 1200 pesos y que en 12 meses rondan los 3 mil pesos.”

La especialista afirmó que aunque los gobiernos municipales y el estatal anunciaron apoyos especiales para los más afectados por la suspensión de actividades ante la pandemia, estos son insuficientes debido a la gran cantidad de requerimientos.

Agregó que hasta el momento no hay un corte oficial de pérdida de empleos en Jalisco, sólo el federal que es de más de 300 mil en el último mes.

Sin embargo, no todo es malo, la académica indicó que de esta situación podemos obtener un gran aprendizaje y experiencia, ser más organizados en nuestros gastos, ahorrativos, aprovechar la utilización de recursos digitales y con ese nuevo conocimiento incrementar nuestro valor como fuerza de trabajo.