GUADALAJARA, Jal., 26 de julio de 2021.- Briseida Acosta era el relevo generacional de María del Rosario Espinoza y llegar a Juegos Olímpicos era su gran sueño. Pero la presentación que tuvo en el Makuhari Messe Hall estuvo lejos de ser lo que esperaba. En el Taekwondo de Tokio 2020, dentro de la categoría de +67 kilogramos, la mexicana perdió en la ronda de Octavos de Final frente a la francesa Althea Laurin, por 21-3. La ilusión de llegar a una Final se acabó rápido.

El anhelo de pisar al fin un tatami olímpico comenzó cuesta arriba para la sinaloense de 27 años, pues en el primer round la francesa inauguró el marcador con una patada en el peto que significó el 2-0. Antes de concluir el episodio, Laurin impactó de nuevo para el 4-0. La mexicana estaba en desventaja y cargaría con la obligación de ir al frente en el resto del combate.

En el segundo episodio, Briseida Acosta lanzó patadas que no alcanzaron a puntuar. El cero lo rompió cuando la francesa cayó y la pizarra se puso 4-1. Laurin respondió con una patada de dos puntos. Y enseguida la mexicana metió un puñetazo en el peto para el 6-2 con el que terminaron los dos minutos de este round.

Para el tercero y último de este combate, Acosta no tenía más opción que lanzarse a la ofensiva en busca de remontar. Sólo dos minutos por delante para mantener vivo el sueño de luchar por llegar a la Final. Con un puñetazo se acercó 6-3. La francesa colocó una patada al peto para poner el 8-3 y enseguida dos consecutivas en la cabeza que colocaron el marcador 14-3. Con la desesperación, Briseida descuidó totalmente la defensa. Laurin conectó tres patadas más para el definitivo 21-3.

El sueño de Briseño no inició como había imaginado. En su presentación, cayó por amplia diferencia. La mexicana todavía tiene una esperanza, pues si la francesa llega hasta la Final, entonces podrá acceder a una ronda de repechaje donde tendría opción de pelear por el bronce. Pero si Laurin queda eliminada antes, entonces también habrá terminado la participación de Acosta.