GUADALAJARA, Jal., 7 de abril de 2021.- Fueron siete largos meses alejado de las canchas. Sin poder ponerse la camiseta del equipo de sus amores. Edgar Zaldívar nació en el Atlas y es rojinegro de corazón.

Hoy, el Gary está de regreso, ya salió a la banca el sábado pasado y su reaparición se siente cada vez más cercana. El buen momento del equipo lo motiva, ve a sus compañeros en un nivel que define como “espectacular” y asegura que los Zorros están para pelear grandes cosas en el Guard1anes Clausura 2021.

“Desde que estaba lesionado veía al equipo muy bien, los vi de cerca en la pretemporada y tenía esa sensación de que nos iba a ir muy bien. Lo sabía porque los veía entrenar y en los juegos de preparación. Los vi de cerca y estaba convencido que nos iría muy bien, el equipo estaba para cosas muy grandes. Empezó mal el torneo, pero seguía convencido que el equipo está para grandes cosas y así lo están demostrando. Este equipo está para pelear grandes cosas, porque hay buenas personas y mucha calidad futbolística. Uno de fuera que los puede analizar un poco más, lo ve y lo percibe de cerca. Ahora que estoy dentro y que las cosas van bien, lo percibes mucho mejor por cómo estás con el equipo”, explicó.

“Para empezar, hay que volver a tener ritmo. Después de siete meses fuera, volver a tomar ritmo de juego, acumular kilómetros cada semana, es muy difícil. Estando lesionado no se podía, pero ahora que estamos de vuelta es eso, agarrar ritmo y generar la competencia que nos hará generar a todos como equipo, no sólo una posición. Metemos presión a todos para que sigan igual, que todos jueguen como lo están haciendo, que lo están haciendo espectacular y estamos felices. Tenemos que meter presión para que lo sigan haciendo así”, agregó este miércoles Edgar Zaldívar.

Cuando se lesionó, Atlas pasaba un pésimo momento. Hoy vive el lado opuesto de la moneda. “La verdad que te pones a pensar cómo estábamos, cómo estamos ahorita y es una alegría total. Es un plus que te da para volver con más fuerza y ganas para competir por un lugar, es una competencia sana. A veces nos puede ir bien, pero esto da vueltas y ahorita que nos va muy bien estamos felices. Los que están dentro, los que están fuera, los aficionados, todos estamos muy contentos y muy metidos con el equipo”, señaló el canterano rojinegro.

Fue difícil estar siete meses fuera, pero asegura que no sintió en riesgo su carrera. “La verdad que no, te lo puedo decir abiertamente y tajante, la verdad no pasó en ningún momento eso por mi cabeza. Era más el estar triste por no hacer lo que más me gusta, pero cuando ya te haces la idea que estarás lejos un buen tiempo, yo sabía que iba volver tarde o temprano. Mucho me ha costado llegar aquí como para que venga una lesión fuerte y decir hasta aquí llegué. Si hay que empezar de cero, lo hacemos. No paran de llegar talentos, nuevas generaciones, pero uno lucha por sus sueños, por estar en el lugar donde llegó y eso no va cambiar nunca”, afirmó el Gary.

Y ahora su mente está puesta en recuperar la titularidad con el Atlas, que ya era suya cuando se lastimó. “Nadie me dice que va ser fácil, será difícil recuperar ese nivel. Yo me sentía con buen nivel, ritmo, con ganas, con mucha ilusión de hacer algo con este equipo que amamos tanto los canteranos. Será difícil, pero con trabajo se va lograr porque es un equipo con mucha intensidad y poco a poco me he sentido mucho mejor. El tiempo lo dirá, vamos a echarle ganas para volver a estar en ese nivel”, finalizó Edgar Zaldívar.