GUADALAJARA, Jal., 14 de abril de 2021.- Dentro de las atracciones que ofrece la Cineteca FICG para sus visitantes son dos exposiciones que están de forma permanente en el lobby del inmueble, se trata de Hilos entre Monstruos y Los Guerreros/The Warriors.

Hilos entre Monstruos, de Omark Viech, tiene una técnica de String Art/Hilorama, y consta de dos partes, cada una con una medida 247 cm de largo y 125 cm de alto, con un peso de 80 kilogramos aproximadamente cada uno.

Además, esta pieza está constituida por 25 mil clavos martillados y 40 kilos de hilo negro que forman la imagen del cineasta mexicano Guillermo del Toro y sus monstruos, los cuales han saltado a la pantalla grande a través de sus películas, esta pieza tuvo un proceso de elaboración de 125 días.

Su creador Omark Viech, originario de Veracruz, estudiante de administración de empresas, a la par de su formación académica, desde pequeño ha desarrollado un enorme talento artístico.

Últimamente se ha enfocado en la creación de obras, tomando como punto de partida el Hilorama o String Art, técnica que conlleva un alto grado de precisión pues a través de puntos señalados y el entrelazamiento de hilos se logran imágenes espectaculares, como lo es la obra de gran formato Hilos entre los Monstruos lo realizó en torno a la trayectoria del cineasta Guillermo del Toro.

Asimismo en el lobby de la cineteca, se encuentra una serie de 39 fotografías titulada Los Guerreros/The Warriors, investigación audiovisual sobre la proyección de la película The Warriors de 1979, que cobró vida propia en la Ciudad de México de principios de los años ochenta con la generación de toda una red de pandillas entre los jóvenes, que dividieron la ciudad en nuevas geografías subculturales.

Esta muestra fotográfica que representa una investigación sobre la fuerte influencia de los medios de comunicación masiva, y en donde los fotógrafos de la exposición son Marco Antonio Cruz, Fabrizio León, Pablo Ortíz Monasterio y Pedro Valtierra.

Para este proyecto su autor Carlos Amorales trabajó con los fotógrafos de prensa y con un sociólogo especializado en las pandillas de la Ciudad de México, reuniendo así un archivo de imágenes y notas periodísticas.

Con este material, Amorales creó yuxtaposiciones entre una selección de imágenes publicadas en la prensa con imágenes del filme, probando la asombrosa similitud que mantienen con el material de archivo hemerográfico, creando esta obra pone que en evidencia la trasmutación de la fantasía en realidad.

Estas son impresiones digitales sobre papel, en veinte partes, cada una de 55.9 x 66 cm, en donde destaca el equipo de investigación conformado por Eduardo Berumen Berry, Edgar Torres Bobadilla, Iván Martínez López, Orlando Jiménez Ruiz.