GUADALAJARA, JAL., 15 de mayo de 2019.- La Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) rechazó tajantemente la promulgación de la nueva Reforma Educativa que, justo un día antes del Día del Maestro, logró el aval de 17 estados del país a través de sus Congresos locales para que este miércoles el Presidente anunciara su promulgación.

Ante ello, los maestros disidentes señalaron que esto no les importa y seguirán la lucha en las calles, a pesar de que ya confirmaron que asistirán a la reunión convocada esta mañana por el Presidente López Obrador, para el próximo lunes por la tarde.

Al respecto, el secretario General de la sección 9 de la Ciudad de México, Enrique Enríquez sostuvo que ellos nunca han abandonado el diálogo y que asistirán a dicha reunión porque hay puntos pendientes que pondrán sobre la mesa, además de que, demandarán su participación en la realización de la legislación secundaria de la reforma educativa.

Reiteró que la reforma recién promulgada sigue sin tomar en cuenta los derechos laborales de los docentes y los mantiene en el artículo tercero en el ámbito educativo y no laboral como deben estar.

“Hoy tenemos como coyuntura la reforma que se acaba de aprobar, y ahí es donde nosotros decimos que vamos a continuar en las mesas de trabajo planteando nuestra demanda de que debe de ser una abrogación total, es decir, desaparecer del tercero, la admisión, reconocimiento y promoción”, sostuvo.

Entrevistado en el transcurso de la marcha, Enríquez Ibarra indicó que otro tema es el que tiene que ver con la Educación especial, la cual no se contempla en un contexto integral dentro de la reforma y dejo en claro que seguirán expresando en lo que están en desacuerdo.  

“La CNTE nunca ha dejado las mesas de trabajo, vamos a ir a plantear (con López Obrador) en lo que no estamos de acuerdo y a seguir trabajando en las leyes secundarias”, indicó.

La marcha llegará al Zócalo capitalino donde se espera realicen un mitin; además, este día, como parte de su plan de lucha, iniciaron un paro de 72 horas  bajo un esquema que han llamado de agitación política para los trabajadores de la Educación, los estudiantes normalistas y organizaciones que los acompañan.