LEONARDO BRAVO, Gro., 2 de diciembre de 2019.- El colectivo Buscando Cuerpos en el País tiene documentado el rescate de entre 400 y 500 cuerpos durante siete años en fosas clandestinas de Guerrero, la mayor parte cerca de Chichihualco; entre los cadáveres localizados está el del coordinador operativo de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) de Chilpancingo, Edzon Omar Cruz Peláez, desaparecido desde el 23 de julio.

De acuerdo con la dirigente Margarita López Pérez, madre de la joven Yahaira Guadalupe Bahena López, desaparecida y asesinada en 2011 en Oaxaca, informó que comenzaron los trabajos en 2012 en Guerrero y a la fecha han rescatado cuerpos, muchas veces con la colaboración de habitantes que se acercan e informan de manera anónima de la ubicación de los cuerpos.

Muchas veces, dijo, son familiares de desaparecidos que por temor no denuncian, pero cuando ven las caravanas de búsqueda informan de manera anónima en donde hay fosas, “hacen croquis, creen que sus hijos están ahí”.

Detalló que tan sólo en Chichihualco han recuperado 300 cuerpos; también han rescatado cadáveres en el poblado de Tres Cruces; Mazatlán, municipio de Chilpancingo; Tierra Colorada, y en Las Tamacuas, municipio de La Unión, encontraron 80 cuerpos sin embargo ya no han podido entrar porque fueron amenazados de muerte. Dijo que en esa zona hay “una fosa muy grande”.

La activista indicó que una de las zonas en las que más han trabajado en Guerrero es Chichihualco; informó que en octubre localizaron nueve cuerpos, y entre esos estaba el mando municipal de Chilpancingo, quien a pesar de tener varios meses desaparecidos fue localizado con un par de días de haber sido asesinado, desmembrado, por lo que pudo ser reconocido por sus huellas dactilares.

Además fue reconocido por policías estatales que trabajaron en esas diligencias; no obstante, a la fecha su cuerpo no ha sido entregado a sus familiares porque falta cruzar la información con la que cuenta la Fiscalía General del Estado (FGE).

Reveló que en ese mismo punto fue localizado un taxista de Chilpancingo, por el cual su familia “hizo mucho ruido” al haber desaparecido, y una pareja que fue sacada del hotel Casa Blanca de Chichihualco.

Margarita López detalló que de manera continua se han enfrentado a situaciones adversas, entre estas que por la falta de efectivos de seguridad por las noches no pueden dejar resguardadas las zonas en las que trabajan durante el día y es cuando los grupos delincuenciales sacan los cuerpos de ahí o los queman.

Informó que en un punto conocido como La Barranca del Risco trabajaron en el día donde había muchos cuerpos sin embargo al caer la noche dejaron el lugar solo y fueron incinerados 35 cuerpos de los cuales pudieron recuperar 19 y posteriormente 12.

Del lapso en el que han localizado cuerpos han sido entregados al menos 30, de los que se ha podido tener su identificación plena, informó.

La activista hizo un llamado al gobernador Héctor Astudillo Flores y a la Fiscalía General del Estado para que permitan tener acceso al banco de datos de personas que tienen familiares desaparecidos, para que se confronten con los cuerpos que han localizado, y que tiene en custodia la Fiscalía General de la República. También llamó a las familias que tengan parientes desaparecidos a acercarse para identificar cuerpos y sean regresados.

“Es muy doloroso el saber que sacamos los cuerpos de fosas clandestinas para que vayan a parar a una fosa común y que no les estén haciendo estudios de ADN y que no se estén entregando a sus familiares, porque las mamás están buscando y miles de madres no tienen recursos para andar en el campo”, expresó.

Se dijo sorprendida por la manera en que los grupos delincuenciales modifican su forma de trabajar, pues ahora han localizado cuerpos sepultados en las paredes de las barrancas y no en el suelo, ante lo cual su localización se dificulta, pues muchas veces pasan por encima de estos sin saber que fueron ocultados en los muros.

En sus declaraciones, llamó a los gobiernos federal y estatal a aportar recursos materiales para las búsquedas, pues lo que aportan como colectivo es insuficiente; también dijo que los policías federales que los acompañan ahora lo hacen sin viáticos y a pesar de que dependen de la Comisión Nacional de Búsqueda no les dan, y son los que deberían pagarles para que las diligencias no se detengan.