MORELIA, Mich., 3 de octubre 2021.-Para el líder del Senado de la República, Ricardo Monreal, Michoacán está lleno de hoyos negros.

A partir de esa apreciación, el zacatecano reconoce que la entidad requerirá de una gran unidad, de todos, sin excepción. Hay conflicto social, conflicto de seguridad pública, deuda, la propia transición, el desencuentro con el magisterio, los bloqueos férreos, la falta de diálogo con los sectores sociales, las enormes deudas que se dejan, enumera.

En una plática con el director de Quadratín, Francisco García Davish, el presidente de la Junta de Coordinación Política del Senado de la República defiende la consumación del diferendo legal que avaló y legitimó a Alfredo Ramírez Bedolla como Gobernador constitucional de Michoacán. Con un amplio bagaje en el oficio político, Ricardo Monreal ve un situación muy complicada para el nuevo gobierno.

Y ahí, el zacatecano manifestó que una vez concluido el proceso jurisdiccional, debe ser el propio Bedolla quien encabece el proceso de reconciliación, con todos, incluso con Silvano Aureoles.

“Claro que se debe exigir el cumplimiento de la ley y de las responsabilidades, que no haya borrón y cuenta nueva, porque no se puede permitir el tema de la impunidad.

Pero eso no de debe ser motivo para voltear hacia atrás”, sugirió. Ricardo Monreal sostiene que la elección dividió a Michoacán y sus sectores. Y solo la reconciliación pueden ser el motor del cambio del nuevo gobierno.

“A todos nos conviene la unidad, la cohesión para fortalecer al nuevo gobierno”. Y predijo que en esta nueva era, Andrés Manuel López Obrador no dejará solo a Michoacán, menos frente a un perfil que siempre simpatizó con su corriente política.